La Academia Nicaragüense de la Lengua, cancelada

La Asamblea Nacional de Nicaragua canceló este martes 31 de mayo la personería jurídica de 83 organizaciones de la sociedad civil, incluyendo a la Academia Nicaragüense de la Lengua, entidad fundada en 1928.

El decreto de cancelación fue aprobado gracias al voto favorable de 75 diputados del gobernante Frente ​Sandinista de Liberación Nacional, con ningún voto en contra y la abstención de 16 diputados de partidos minoritarios.

La propuesta había sido presentada por el diputado sandinista Filiberto Rodríguez el 25 de mayo, ante una solicitud del ministerio de Gobernación, la entidad gubernamental que regula las organizaciones sin fines de lucro.

Poco antes, ante el anuncio de la medida, la Real Academia Española (RAE) había difundido el siguiente comunicado:

«La Real Academia Española (RAE) manifiesta su profunda preocupación por la noticia del posible cierre de la Academia Nicaragüense de la Lengua propuesto a la Asamblea Nacional de Nicaragua, que privará de personalidad jurídica a la corporación centroamericana y causará su desaparición después de noventa y cuatro años de fecunda existencia al servicio del mayor valor cultural de la nación.

La Academia Nicaragüense es una institución fundamental para el cuidado de la lengua que han llevado a su más alto grado de excelencia escritores del país como los maestros Rubén Darío, Alfonso Cortés, Ernesto Mejía, José Coronel Urtecho, Lisandro Chávez, Ernesto Cardenal o Pablo Antonio Cuadra, entre otros. Desarrolla una labor incansable en beneficio directo del pueblo, que es el dueño del idioma, y cumple una función imprescindible en el concierto internacional como parte de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), a cuyo trabajo mancomunado contribuye de manera ejemplar. La cooperación de Nicaragua a la acción de la ASALE promueve el idioma común como el mejor instrumento de diálogo, concordia y entendimiento entre los pueblos hermanos.

Por todas estas razones la RAE, que defiende las libertades de pensamiento, expresión y asociación como los primeros valores de cualquier sistema de convivencia, respalda y reivindica enérgicamente el legítimo derecho de la Academia Nicaragüense de la Lengua a servir a sus conciudadanos y a hacer posible la participación de Nicaragua, en términos de igualdad, en la preservación del bien cultural superior tanto de la propia nación como de la comunidad de naciones y pueblos que comparten la misma lengua, hoy patrimonio común de casi seiscientos millones de personas en todo el mundo.

En solidaridad con los académicos de Nicaragua, la RAE reclama el apoyo y la adhesión de las instituciones públicas y privadas de todo el ámbito hispanohablante a fin de evitar la desaparición de la Academia Nicaragüense de la Lengua, que supondría un gravísimo perjuicio y una pérdida irreparable para la lengua española, hoy patrimonio común de casi seiscientos millones de personas en todo el mundo.»

* Puede hacer su solicitud de adhesión en el correo electrónico informacion@rae.es.

#QuedateEnCasa (y #SalíDeCasa)

Un grupo de amigos encuentran la propuesta de una competencia literaria, por equipos, en plena pandemia de coronavirus. Corre el mes de julio de 2020 y todavía no saben, por supuesto, que es solo el comienzo. 

¿El comienzo de qué?

De la pandemia, que con altibajos se prolonga al menos hasta el momento de escribir esto, casi dos años después.

Y el comienzo de una aventura literaria que terminaría por concretarse en dos libros, publicados por Editorial Biblos en dos años sucesivos: #QuedateEnCasa / Relatos en Pandemia en 2020 y #SalíDeCasa / Relatos Postpandemia en 2021.

El primero, claro, no puede sino evocar las particulares circunstancias de escritura de estos relatos: #QuedateEnCasa / Relatos en pandemia es el volumen surgido en el año de las cuarentenas estrictas, los confinamientos, el aislamiento y el desconcierto.

«Fue un proceso sanador, colectivo, que nos permitió compartir un proceso creativo, criticar mutuamente nuestra escritura y escuchar puntos de vista literarios diferentes. Fue nuestro bebé de la pandemia, inesperado pero muy bien recibido».

Florencia Agrasar

Todo empezó con el juego-competencia y luego siguió como una aventura grupal, con nuevas consignas y desafíos de escritura. De todo el material escrito surgieron los relatos que conforman esta primera antología que anuncia en la tapa: “Nueve autores, sesenta historias, tres países y una salvación -la escritura- en el año que cambió el mundo”. 

Salvación es la palabra, sin duda. Escribir fue una bocanada de aire fresco, un salvavidas en alta mar, una ocasión para dejar fluir mundos interiores y encontrar en las ventanas de Zoom una salida virtual al encierro y las incertidumbres cotidianas.

Fue comprobar una vez más que la escritura salva, sana y que la lectura mueve y conmueve Para aprender a escribir hay que escribir. Crear, trabajar, pensar, insistir, borrar, volver a escribir. Reescribir. Reborrar. Llenar el cesto de papeles. Tirar y recomenzar… son acciones de la escritura que son acciones de la vida misma».

Teresa Teramo

Pero además de liberar la propia necesidad interior, en #QuedateEnCasa hay un valor literario que se despliega a lo largo de la gran diversidad de sus páginas. La contratapa del primer volumen invita a leerlo y a formar parte de la aventura, que con el tiempo empezó a cobrar vida propia: sus relatos (y los del volumen siguiente, #SalíDeCasa) fueron elegidos para narraciones orales por las narradoras del Fogón Cuentero, se presentaron en lecturas públicas y en la Feria del Libro, se dieron a conocer en una presentación virtual del Museo Sarmiento, fueron analizados en clases de literatura en escuelas  y dieron pie a nuevas iniciativas literarias.

Desde la contratapa, el primer volumen invitaba a leerlo así:

#QuedateEnCasa surgió porque precisamente nos quedamos en casa. Es el resultado final de un juego en equipo donde todos ganamos; un juego que nos mantuvo divertidos, unidos –más cerca que nunca– durante buena parte del aislamiento social, preventivo y obligatorio. 

Nueve amigos, vinculados desde hace tiempo con la tarea de escribir, nos propusimos hacerlo periódicamente y comprobamos una vez más que el arte verdaderamente “salva”. Escribir pone en movimiento, hace vivir. 

Agrupamos los sesenta relatos en tres partes, siguiendo un criterio temporal: Días de inicio, Momentos de cambio y Tiempos de final. Principio, medio y fin, como la vida misma. Una vez ordenados, advertimos que el libro cifra en su estructura una fecha difícil de olvidar: 20 de marzo (3) de 2020. 

El revés de las muchas y diversas tramas aquí contadas –hay extraterrestres, abuelas malvadas, anécdotas literarias, restos de fiestas, muertes, nacimientos, viajes desopilantes y otros desoladores– encierra el tiempo que este año tuvo una nueva e insólita dimensión. Cada relato acentúa un momento particular del transcurrir pero no excluye los otros, invita a esa especial percepción del paso –o del no paso– del tiempo experimentada por muchos durante la pandemia y testimonia el valor de la amistad, al sabernos acompañados y sostenidos unos por otros.

Pero, como ocurre con un buen vino, el primer volumen dejó con las ganas de más. La escritura siguió, acompañada de nuevas tardes de lectura, de mucha reelaboración y, felizmente, de muchas risas. Se rescataron viejos relatos y se escribieron nuevos, a la vez que crecía la esperanza de salir de casa.

«Una mezcla de autorrealización y la alegría cordial de ‘ser parte’ con amigos que ya conocía, pero no en su faz de escribientes. Un ejercicio insospechado de ir mucho más allá de lo que hubiera pensado.

Marimé Arancet

Así nació el segundo volumen: #SalíDeCasa, Relatos postpandemia, que esta vez anunciaba desde la tapa: siete autores, setenta y cinco historias, un mundo adentro y otro afuera para transitar la nueva normalidad. La contratapa invitaba ahora a leerlo así:

#SalíDeCasa es la continuación nacida, casi sin planearlo, de #QuedateEnCasa, el primer volumen de cuentos surgido de un juego-torneo literario entre amigos durante la pandemia de Covid-19 que estalló en 2020. Poco imaginábamos entonces que doce meses más tarde seguiríamos abocados a los nuevos rituales impuestos por un virus no deseado pero bien instalado, que las discusiones en torno al lavado de manos se trasladarían a la ardua cuestión de las vacunas y que la sorpresa inicial iría transformándose en agotamiento y hastío. 

Pero una vez más, la literatura se hizo presente para ayudarnos y recordarnos que, si se escribe, no todo está perdido.

Entre un volumen y otro hay un año transcurrido, costumbres ya arraigadas –como andar con un barbijo puesto y otro en el bolsillo– pero sobre todo transformaciones, visibles e invisibles, interiores y exteriores. A eso responden las tres divisiones de este libro: Puertas Adentro, Puertas Afuera, y en el medio la omnipresente pandemia que dio vuelta nuestras vidas durante ya dos años. 

Parte del juego fue revivir los personajes del primer volumen, continuar algunas de las historias, proponerse poner en palabras la experiencia del encierro, jugar a lanzar consignas desconcertantes y, como siempre, hacer de la creación literaria una ventana doblemente abierta: hacia afuera, hacia el mundo, y hacia adentro, hacia nosotros mismos. Este es el testimonio de nuestro viaje.

«El libro es como esos niños con muchos tíos y tías. Lo lindo de la experiencia fue descubrir cómo un mismo tema puede generar textos tan diferentes, que a veces sorprenden y revelan algo de las personas que uno cree conocer hace mucho».

Pierre Dumas

Resumir o presentar los relatos de ambos libros no es tarea fácil, dada la diversidad de autores y contextos. Pero hay algunos elementos en común: las consignas iniciales, que fueron el puntapié del proyecto y pueden adivinarse en algunas temáticas semejantes; el sentido del humor; la creencia de que la escritura es una de las formas de la amistad y, sobre todo, de salvación, cuando el mundo nos pone ante nuevos desafíos.

«Implicó una disciplina y un desafío a la imaginación y a la escritura diaria y semanal, que pudo sostenerse porque teníamos la red de contención del resto del grupo. El libro llegó como premio al trabajo en equipo, que priorizó el proyecto en común por sobre las heterogéneas individualidades».

Rita Corigliano

¿Quiénes son los autores de #QuedateEnCasa y #SalíDeCasa?

Siete de los nueve autores de #QuedateEnCasa

Los autores de #QuedateEnCasa / Relatos en pandemia y #SaliDeCasa / Relatos postpandemia son, tal como ellos se presentan en el primer volumen:

Florencia Agrasar 

Profesora en Letras, docente y directora de colegio secundario. Se ha dedicado a la literatura en idioma inglés desde hace años, enseñando y leyendo con avidez. Ama la naturaleza, especialmente en la Patagonia. En otra vida, con otros dones, habría sido cantante de jazz.

Marimé Arancet Ruda

Doctora en Letras, investigadora y docente en el área de literatura argentina. Leyente y escribiente según una convencida concepción poética. Además de practicar el eclecticismo creativo: make up, tejido, bijoux, terapias sistémicas y libros de poemas.

Julio Aranovich

Doctor en Ciencia de Materiales, nació en Buenos Aires pero vive en una cabaña en California, donde además de escribir cuentos, cuida gallinas y un huerto. Le apasiona el jazz, el cine, los libros, el mate, las aves, y hasta el presente vivió catorce vidas, el doble que un gato.

Rita Corigliano

Profesora en Letras, Counselor y Magister en escritura creativa, desde hace muchos años ejerce la docencia, actividad que le apasiona. De chica, en su Bragado natal, jugaba a armar collares enhebrando flores de paraíso; cuando creció, se dedicó a enhebrar palabras.

Graciela Cutuli

Profesora en Letras y periodista, escribió mucho sobre viajes pero los más apasionantes de todos no fueron en aviones, sino en libros. Y tiene uno pendiente: un viaje en el tiempo, hasta agosto de 1965, para ver a los Beatles en vivo en el Shea Stadium.

Pierre Dumas

Nació en La Rochefoucauld (Francia) y vive en Buenos Aires. Contó sus viajes como periodista en artículos y libros, hasta que la pandemia transformó los viajes en nuevas aventuras, esta vez interiores, como las que tomaron forma en estos cuentos.

Mabel Fuzzi

Profesora en Letras, aprendió el oficio de corrección y trabajó en ese ámbito durante muchos años. Luego retomó la enseñanza en el aula, espacio que no quiere volver a abandonar. Actualmente se desempeña como docente en secundario y universidad.

Victoria Rossi

Profesora en Letras y Puericultora. Durante varios años se dedicó a la educación. Hoy trabaja acompañando a madres embarazadas y familias durante los primeros años de vida de sus bebés. Es mamá de cinco hijos y apasionada de los caballos, la naturaleza y el campo.

Teresa Téramo

Profesora en Letras, doctora en CC. de la Información. Ama la cocina, el francés, la universidad y tocar el piano. Cuando cierra los ojos lo primero que ve es una cajita de Dorin’s de anís llena de risas, unos jazmines del Cabo y un balde azul con agua de mar bien salada.

La nube de palabras de #QuedateEnCasa / Relatos en pandemia

La Prunksaal, un tesoro vienés

En el corazón de Viena los amantes de los libros tienen un imperdible destino de visita: la Sala de Gala de la Biblioteca Nacional de Austria, situada en la Josefplatz 1, muy cerca de la célebre Escuela Española de Equitación, la cripta que alberga las tumbas de los Habsburgo o el imponente palacio de Hofburg.

Se trata de la biblioteca barroca más grande del mundo, pero sobre todo de una de las más bellas que puedan encontrarse en Europa. Imponente, resguardo de obras invalorables desde hace siglos, fue construida en la primera mitad del siglo XVIII, cuando surgió precisamente como un ala de la residencia imperial del Hofburg por orden del emperador Carlos VI. Los planos fueron de Johann Bernhrd Fischer von Erlach, cuyo hijo, Joseph Emanuel, se hizo cargo de concretar la construcción entre 1723 y 1726.

La Sala de Gala de la Biblioteca Nacional de Austria. Foto: Pierre Dumas.

El visitante ingresa, tras el pago de 8 euros (6 si se cuenta con la Vienna City Card), en la sala principal de la biblioteca -la Prunksaal-, un inmenso salón de casi 80 metros de largo, 14 de ancho y 20 de alto. En el centro, una cúpula dorada decorada con frescos de Daniel Gran, quien fuera pintor de la corte vienesa, corona el solemne conjunto con una representación de la apoteosis de Carlos VI.

En el centro del salón, una estatua de Carlos VI de tamaño natural lo representa esta vez como el Hércules de las Musas.

Por los cuatro costados, las paredes están cubiertas de estantes de nogal repletos de libros de venerables lomos: son más de 200.000 volúmenes, que incluyen desde una de las principales colecciones de escritos sobre la Reforma de Martín Lutero hasta la biblioteca del príncipe Eugenio de Saboya. De hecho, la biblioteca del príncipe, una figura clave en las batallas que lograron rechazar la invasión otomana a Austria, es el núcleo inicial de la Biblioteca Nacional: la colección fue vendida al emperador austríaco por Victoria de Saboya, sobrina del príncipe, que carecía de otros herederos. La otra obra maestra que Eugenio de Saboya legó a Viena es el palacio del Belvedere, donde hoy se encuentra el célebre “El beso” de Gustav Klimt.

Esculturas de mármol dominan el centro de la Prunksaal vienesa. Foto: Pierre Dumas.

Pero los muchísimos libros que tapizan los muros de la Sala de Gala son apenas una fracción de los aproximadamente doce millones de documentos de todo tipo que se conservan en esta biblioteca, cuyo nombre en alemán es Österreichische Nationalbibliothek (o, más sencillamente, ÖNB). Entre ellos hay libros antiguos, como los que están a la vista, pero también papiros, partituras musicales, grabados, mapas y miles de obras sobre el esperanto y otras lenguas creadas por el hombre de manera artificial.

Además de los libros y otros tesoros como las primeras ediciones de partituras de Richard Strauss, en la Sala de Gala se ven los magníficos globos barrocos venecianos -terrestres y celestes- de Vincenzo Coronelli, de más de un metro de diámetro cada uno. Quienes se interesen en la fascinante historia de los globos terráqueos pueden visitar, a corta distancia, un museo que depende la propia Biblioteca Nacional y que les está expresamente dedicado. Como para sorprenderse al saber que ya en tiempos de los griegos había representaciones de la esfericidad de la Tierra, que solo se confirmaría mucho tiempo más tarde. El Museo del Globo Terráqueo se encuentra en el cercano Palais Mollard, donde también funciona el Museo del Esperanto.

En los laterales de la biblioteca se exponen algunos magníficos ejemplares miniados, obras maestras de la Edad Media que revelan, detrás del vidrio que los protege, brillantes decoraciones realizadas a mano sobre obras manuscritas previas a la invención de la imprenta. El ejemplar más antiguo son los “Holy Gospels” de 1368, que pertenecieron al archiduque y mecenas Alberto III: fue él quien fundó en Viena, en el siglo XIV, un taller de ilustración de manuscritos, además de impulsar los estudios universitarios de Teología y Matemáticas. Con el tiempo, la colección de la biblioteca se enriqueció con otros aportes que incluyeron valiosas obras impresas en Italia y Francia: hacia 1575 los volúmenes ya sumaban más de 9.000 y fue nombrado el primer bibliotecario. 

Decenas de miles de ejemplares cubren las paredes de la imponente Sala de Gala. Foto: Pierre Dumas.

La Biblioteca sobrevivió a los muchos vaivenes de la historia y dejó su apellido imperial para convertirse en la Biblioteca Nacional de Austria cuando, al final de la Primera Guerra Mundial, fue proclamada la república. La anexión nazi que seguiría más tarde le dejó como legado numerosas obras confiscadas a familias judías, muchas de las cuales comenzaron un proceso de restitución a sus legítimos dueños en los primeros años del siglo XXI., 

Wiener Dioskurides, parte de la exhibición de manuscritos medievales de la Biblioteca. Foto: Pierre Dumas.

En la actualidad, la Biblioteca incluye entre sus misiones la custodia y archivo de todas las publicaciones efectuadas en Austria, incluyendo las versiones digitales, así como la cooperación con instituciones educativas de diversos niveles.

Biblioteca Nacional de Austria (Österreichische Nationalbibliothek)

Josefsplatz 1

1010 Vienna

http://www.onb.ac.at

Concurso nacional de poesía Inés Manzano

La convocatoria para participar de la primera edición del Concurso Nacional de Poesía Inés Manzano está abierta hasta el 28 de febrero. Las bases y condiciones pueden consultarse en el sitio web de la editorial aniosluz.com.ar.

Este nuevo concurso, que cuenta con el apoyo de Mecenazgo Cultural de la Ciudad de Buenos Aires y de la Fundación Itaú, pretende instaurar una política cultural de federalización de la poesía y homenajear a los gestores y gestoras que trabajaron para su divulgación creando eventos y ciclos que convocan a la diversidad de voces poéticas en nuestro país.

En el marco de la 46º Feria del Libro de Buenos Aires, Añosluz Editora anunciará a los/as tres ganadores/as y una mención especial, a partir del dictamen de un jurado compuesto por artistas y docentes destacados y de trayectoria. Quien se haga acreedor del primer premio obtendrá 50.000 pesos, además de la publicación de su obra y un diploma. El segundo y el tercer premio consisten en 30.000 pesos,  un diploma, y trofeo y medalla respectivamente. 

Además, el día de la entrega de premios en la Feria del Libro se rendirán homenajes a la poeta, maestra, bibliotecaria y gestora Inés Manzano, y al poeta, editor y gestor Daniel Adrián Castelao, y se celebrará el décimo aniversario del sello, cuyo catálogo está compuesto en su mayoría por libros de poesía y crece sostenidamente desde 2012. 

¿Cómo se realiza la inscripción?
La inscripción deberá realizarse online en https://aniosluz.com.ar/concurso-nacional-de-poesia-ines-manzano/.  Las interesadas e interesados deberán completar el formulario y subir el archivo del proyecto a concursar. La inscripción es personal. El archivo tiene que estar en formato .doc y no debe pesar más de 2 MB. También deberá cargar otro archivo con sus datos personales en formato .doc y que no pese más de 2 MB. Ese archivo debe tener: nombre de la obra presentada, nombre y apellido, edad, dirección, teléfono fijo y/o celular, DNI (en caso de ser extranjero/a residiendo en Argentina presentar un documento que acredite su identidad) y mail 

¿Quiénes pueden participar de este premio?
El concurso se dirige a poetas argentinos, argentinas, extranjeros y extranjeras mayores de 18 años que residan legalmente en el país. No podrán postularse las personas que vivan en el exterior del país. 

¿Puedo presentar más de una obra?
Cada autor o autora puede presentar una sola obra. No podrán presentarse obras de autoría compartida. No se aceptarán creaciones colectivas,compilaciones, ni obras creadas por más de dos autores o autoras. 

¿Hay una extensión máxima o mínima requerida para concursar?
Los trabajos deberán tener una extensión de entre 400 y 700 versos. Las obras deberán presentarse en hoja tamaño carta o A4 doble espacio con tamaño de letra doce (12) con tipografía estándar (Arial, Times New Roman, Verdana o similar).

¿Qué significa que la obra debe ser inédita?
Significa que no tiene que haber sido publicada en ningún medio físico o virtual ni haber recibido otros premios nacionales o internacionales anteriormente. Las obras deberán permanecer inéditas hasta la fecha de publicación de los ganadores y ganadoras. A su vez, la obra postulada no podrá haber sido presentada simultáneamente en otro concurso o convocatoria.

¿El autor o autora puede tener obras editadas anteriormente?
Sí, la obra debe ser inédita pero el autor o autora puede haber publicado o no. 

¿Puede figurar mi nombre en alguna parte del material?
No, la participación es exclusivamente anónima. El archivo deberá llevar por nombre el seudónimo del autor o autora y el título de la obra (ej: “seudonimo_titulo.doc”) e incluir una carátula con ambos datos. Se deben borrar los metadatos que acompañan al archivo para preservar el anonimato de las obras.

¿Qué quiere decir seudónimo?
El seudónimo es un nombre de fantasía, que no debe ser ni el nombre artístico ni hacer referencia a la verdadera identidad de los autores  y autoras. La intención del concurso es que el jurado, al momento de evaluar el material, no conozca la identidad de los postulantes y las postulantes. 

Si resulto ganador/a, ¿añosluz editora pública mi obra?
añosluz editora publicará la obra de quién gane el primer premio del concurso. 

Si resulto ganador/a, ¿añosluz se queda con los derechos de autor de mi obra?
añosluz editora estima conveniente que los postulantes inscriban la obra a concursar en la Dirección Nacional de Derechos de Autor. El ganador o ganadora del primer premio firmará un contrato por cinco años de exclusividad sobre la publicación y edición del libro ganador. 

¿Cómo me entero si soy ganador/a?
Los autores y/o autoras premiadas serán notificados por mail o teléfono. El anuncio de ganadores y/o ganadoras ante el público se realizará en un evento con día y horario a confirmar a mediados de mayo de 2022 en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, en el stand de Zona Futuro.

Ganadores del concurso «11 de septiembre»

Los siguientes cuentos, cuyos autores respondieron a la convocatoria que conmemora los 20 años del 11 de septiembre de 2001, fueron los elegidos para integrar la antología de relatos que próximamente publicaremos en este mismo sitio.

Con un poco de demora sobre el cronograma original, anunciamos hoy los relatos elegidos para la antología de cuentos sobre el 11 de septiembre de Hoja por Hoja.

¡Gracias por la paciencia! Hoy agradecemos muy especialmente a las integrantes del jurado y sobre todo agradecemos a todos los participantes que enviaron sus cuentos; esperamos volver a leerlos en próximas convocatorias

Los relatos seleccionados son:

La vida en una llamada, de Melissa Mara Johanna Orrego Serón – Chile

Tormenta de cerebros, de Maximiliano Sacristán – Argentina

Twin Towers, de Federico Ayerza – Argentina

La lección de Afganistán, de Michael Bermúdez Montes – Colombia

Max Hardy, experto en demoliciones, de Martín Troncoso – Argentina

La fragilidad de los cimientos, de Sergio Gustavo Simionato  – Argentina

Desde el paisito, de Ignacio Giménez Tournier – Uruguay

Al Bouraq y el salto al Paraíso, de Marina Leibovitz

11 de septiembre, de Pierre Dumas – Argentina

Coyunturas, de Daniel López – Argentina

El avión, de Harol Gastelú Palomino – Perú

Jurado:

Florencia Agrasar

Mabel Fuzzi

Victoria Rossi

Teresa Teramo

Italo Calvino: Biblioteca de Roma conservará sus libros

La Biblioteca Nacional de Roma recreará el estudio y el salón de la casa que ocupó el escritor en la capital italiana, durante los últimos años de su vida.

Tras un acuerdo entre el director de la Biblioteca Nacional, Andrea De Pasquale, y Giovanna, la hija de Calvino, la Biblioteca se convertirá así en custodia del fondo archivístico y bibliográfico del escritor. Y no solamente eso: también las decoraciones, objetos y cuadros que se encontraban en la casa de Campo Marzio 5 ahora pasarán a la Biblioteca de Castro Pretorio.

Se podrá revivir así la sugestión de su salón y su laboratorio de escritura. Tres bibliotecas blancas conservan todos sus libros con el ordenamiento original, con dobles filas de volúmenes, y se conservarán también los tres escritorios que lo acompañaron en su camino: en Turín, en París y en Roma, así como las máquinas de escribir.

En las paredes se conservarán sus retratos y las obras de sus amigos, además de recuerdos como la foto de su Elio Vittorini, siempre visible en los estantes de su biblioteca. En un espacio verde adyacente se atraviesa un jardín dedicado al paisaje ligur que describió en muchas de sus obras y que recuerda la profesión de sus padres, Mario Calvino y Eva Mameli, ambos botánicos, que durante muchos años dirigieron la estación experimental de floricultura en Sanremo.


La inauguración de la sala podrá seguirse en línea el miércoles 28 de julio a las 11.00 (hora de Italia), conectándose a la página de Facebook de la Biblioteca para participar en el evento. Estarán presentes el ministro de Cultura italiano, Dario Franceschini, y la hija de Italo Calvino, Giovanna.

Concurso literario «11 de septiembre»

¡Extendimos el plazo de entrega de los cuentos!

Hoja por Hoja convoca a un concurso literario en torno al tema del 11 de septiembre de 2001, en el vigésimo aniversario de los atentados que signaron el comienzo del siglo XXI.

El certamen está abierto a autores de todas las edades y todos los países.

El período para recibir los escritos va desde el 1 de agosto hasta el 30 de septiembre de 2021. Los ganadores serán anunciados en noviembre de 2021 y los relatos seleccionados serán publicados en una antología en formato digital (PDF y ePub) que podrá descargarse gratuitamente desde este mismo sitio web.

Bases y condiciones

-Los relatos deben tener un mínimo de 2.500 y un máximo de 15.000 caracteres (contando los espacios) y estar inspirados explícita o implícitamente con los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001.

-Pueden participar personas sin distinción de edad ni país de origen, con textos escritos en castellano, inglés, francés o italiano.

-Los relatos deben ser enviados por e-mail al correo hojaporhoja@gmail.com desde el 1º de agosto hasta el 11 de septiembre de 2021. 

-Los relatos deben ser enviados adjuntos en un correo electrónico con el asunto “Concurso 11 de septiembre”, en duplicado: uno en formato Word y otro en formato PDF. Cada archivo adjunto debe llamarse igual que el nombre del relato y deben constar en el interior solo el título, el pseudónimo elegido por el autor (que se explicitará en el cuerpo del e-mail) y el texto.

-En el cuerpo del mail debe constar: nombre del autor, país de origen, lugar de residencia, número de documento, pseudónimo elegido, nombre del cuento adjunto. 

-Los jurados solo recibirán una copia impresa del relato con su respectivo pseudónimo.

-Los relatos deben ser originales e inéditos, no publicados en ningún soporte físico o electrónico. No podrán participar trabajos ya publicados ni premiados en otros concursos.

-El anuncio de los relatos ganadores se hará en noviembre de 2021 a través de http://www.hojaporhoja.com.ar.

-El premio consiste en la publicación de una antología en formato PDF y ePub, exclusivamente digital, con los relatos seleccionados. 

-La antología estará disponible para su descarga gratuita en Hoja por Hoja (www.hojaporhoja.com.ar) y se podrá difundir libremente mediante la siguiente licencia Creative Commons: (https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/.

-Los autores permiten el uso de sus relatos exclusivamente para la publicación en dicha antología digital.

-Consultas a hojaporhoja@gmail.com

Novedades / Junio-Julio 2021

STEVIA Conocimiento, propiedad intelectual y acumulación de capital

Santiago Liaudat

(Ensayo)

Prometeo Libros

Este libro, como una parábola, cuenta una historia única y repetida, particular y universal. La reconstrucción de cómo la stevia pasó del uso indígena al comercio global ofrece una perspectiva extraordinaria para analizar la acumulación del capital. El relato es fascinante e incluye desde guaraníes Pa’i Tavy Terã hasta científicos anarquistas, desde empresarios desarrollistas hasta periodistas inescrupulosos, desde técnicos visionarios hasta misioneros evangélicos, desde grises diplomáticos hasta espías de la CIA.  

Pero esa narración tiene un objetivo más profundo. Se trata de entender de qué manera se generan las ganancias en el capitalismo actual y qué papel tienen en él los derechos de propiedad intelectual. Para lo cual se postula una nueva teoría del valor y de la explotación basada en el conocimiento. Desde ese marco se examinan, de modo original, cuestiones como la biopiratería, la complicidad entre concentración de capital y normativas técnicas presuntamente neutrales y relaciones entre ciencia, tecnología e imperialismo.


FIGURACIONES DE LA OTREDAD EN EL CINE CONTEMPORÁNEO

Mariano Veliz

(Ensayo)

Prometeo Libros

La problemática de la otredad constituye una de las preocupaciones centrales de la contemporaneidad. El incremento de los flujos de intercambio entre culturas, la interacción promovida por los medios de comunicación y los conflictos suscitados por la distribución geopolítica global son algunos de los factores que propiciaron la voluntad de indagar en los mecanismos a través de los cuales se conforma el complejo vínculo entre lo Otro y lo Mismo. 

En este contexto, se convierte en acuciante la necesidad de reflexionar acerca de las modalidades de representación de la otredad circulantes en los discursos audiovisuales. Por ello, resulta imprescindible desarrollar instrumentos que permitan explorar los procedimientos y recursos a través de los cuales estas representaciones son configuradas. Figuraciones de la otredad en el cine contemporáneo se propone un análisis de las formas en las que, en las últimas décadas, se configuró un campo apropiado para pensar la complejidad de los enlaces entre lo Mismo y lo Otro, en la proliferación de monstruos y excéntricos del cine gótico.


LITERATURA Y BIOPOLÍTICA 

El Río de la Plata como lecho mortuorio (1980/2007)

Rolando Bonato

(Ensayo)

Prometeo Libros

Este libro reúne textos narrativos y poéticos que construyen figuraciones del Río de la Plata con el fin de dar cuenta del impacto estético que tuvo el arrojo de cuerpos al estuario durante la última dictadura cívico-militar argentina. Tres son los ejes ordenadores de esta reflexión: la politización y el cruce de las aguas; el río como espejo a partir del cual los personajes y los testigos reflexionan sobre su pasado; y, por último, el Río de la Plata como lecho mortuorio.

El Río de la Plata representa en esta periodización (1980/2007) la inscripción biopolítica de los cuerpos desaparecidos o devueltos por el río a la costa. Pero la maquinaria de exterminio que se inscribe en la biopolítica tiene una falla que la vuelve defectiva. La vida irrumpe infectándola y logra un territorio en el que la muerte da paso a nuevas significaciones a través de la dimensión alegórica y realista, los encuentros intersubjetivos de personajes, el género de la confesión, el movimiento dialéctico de la profanación y la consagración en el tráfico humano y de mercancías a través de las orillas del río. En suma, se explicita la puesta en relato de voces quebradas por el trauma en un proceso en el que adviene su propia comprensión del tiempo. Se reescribe así la representación del río en una clave no tánica sino erótica.


LA BAHÍA DE SAN FRANCISCO

Edgardo Fornero

(Novela)

Prometeo Libros

El día que David Mizrahi entró al Edificio Mackintosh lo hizo convencido de que la cacería del oficial alemán iniciada diecisiete años antes había llegado a su fin. Solo él había tomado nota de su desaparición tras la caída del Tercer Reich. Por increíble que pareciese la presa había logrado estirar el periplo de su fuga hasta la costa oeste de los Estados Unidos. La ciudad de San Francisco le había dado la oportunidad de convertirse en un ciudadano respetable. Hasta aquella fatídica mañana, cuando fue anunciado de la presencia de un anciano de aspecto tenebroso detrás de su puerta. Edgardo Fornero debuta en el género narrativo desmadejando una trama desbordante en intrigas y revelaciones.


LA POLICÍA DE LA MEMORIA
Yoko Ogawa

(Novela)

Planeta

En una pequeña isla se produce un misterioso fenómeno. Un día desaparecen los pájaros, al siguiente podría desaparecer cualquier cosa: los peces, los árboles… Peor aún, también se desvanecerá la memoria de ellos, al igual que las emociones y sensaciones que llevaban asociadas. Nadie sabrá ni recordará entonces qué eran. Hay incluso una policía dedicada a perseguir a los que conservan la capacidad de recordar lo que ya no existe. En esa isla vive una joven escritora que, tras la muerte de su madre, intenta escribir una novela mientras trata de proteger a su editor, que está en peligro porque forma parte de los pocos que recuerdan. La ayudará un anciano al que empiezan a fallarle las fuerzas. Mientras, lentamente, nuestra protagonista va dando forma a su novela: es el relato de una mecanógrafa cuyo jefe acaba reteniéndola contra su voluntad en un altillo. Una obra sobre el poder de la memoria y sobre la pérdida.


WILCOCK
Edición al cuidado de Daniel Martino
Adolfo Bioy Casares
 

(Ensayo)

Emecé

Celebrado como “el Shelley argentino” por sus versos de lirismo neorromántico que le valieron una precoz consagración literaria, Juan Rodolfo Wilcock (1919-1978) ingresó muy joven en el círculo de la revista Sur. Su inteligencia y su formación cosmopolita no tardaron en ganarle el afecto de Adolfo Bioy Casares y de Silvina Ocampo, con quienes compartió veladas, viajes a Europa y estadías veraniegas en Mar del Plata. Antes de abandonar la Argentina en 1957, publicó seis libros de poemas y una importante cantidad de notables traducciones; escribió, en facciosa complicidad con Silvina, el drama Los traidores, y ejerció con lúcida ferocidad la crítica literaria. Instalado en Roma, con los años fue un escritor en lengua italiana, integrado al mundo cultural y editorial, admirado y temido por figuras como Alberto Moravia y Pier Paolo Pasolini. Tras su muerte, la complejidad e independencia intelectual y estética de su obra, que abarcó casi todos los géneros, hicieron que progresara hasta una posición cada vez más central en el canon latinoamericano y europeo. Después de Jorge Luis Borges y de Silvina Ocampo, no hay escritor más presente que Wilcock en el caudaloso diario que Bioy llevó desde 1947: abundan los largos diálogos, la observación meticulosa del personaje, las anécdotas que registran las etapas de su relación, desde la crispación inicial hasta el deslumbramiento y la amistad fraterna. Recopilado y organizado por Daniel Martino a partir de dichas anotaciones, así como de variedad de papeles privados que incluyen cartas hasta ahora inéditas, Wilcock es un libro que Bioy anheló pero nunca llegó a realizar. Al igual que el extraordinario Borges, este volumen revela, en toda su riqueza literaria y testimonial, la historia de un vínculo intelectual único en la literatura del siglo XX.


ERIC HOBSBAWM
Una vida en la historia

Richard J. Evans

(Ensayo)

Crítica

Al momento de su fallecimiento, con 95 años de edad, Eric Hobsbawm (1917-2012) era el historiador más famoso del mundo. Sus libros habían sido traducidos a más de cincuenta idiomas y era tan reconocido en Brasil e Italia como en Inglaterra y Estados Unidos. Sus escritos tenían un enorme y perdurable efecto en la práctica de la historia. Tras más de medio siglo, sus libros seguían figurando en las bibliografías obligatorias de las universidades del planeta. Hobsbawm tuvo una vida extraordinariamente extensa, a lo largo de la cual se interesó por muchos países y culturas, yendo de la poesía al jazz, de la literatura a la política. Vivió no solo como profesor universitario sino también como un joven comunista en la República de Weimar, un estudiante radical en Cambridge, un activista político, un conscripto, un flâneur del Soho, un intelectual de Hampstead, un periodista influyente, un viajero, en fin: una eminencia de las letras. En Una vida en la historia, Richard Evans cuenta la trayectoria académica de Hobsbawm, pero también su rol como testigo de la historia y de los eventos políticos y culturales fundamentales del siglo XX. Hobsbawm no solo escribió y habló acerca de muchos de los hechos más importantes de su tiempo, sino que participó en ellos, desde la resistencia comunista contra Hitler hasta la Revolución cubana, en la que se desempeñó como traductor del Che. Fue un actor principal de la escena jazzera del Soho en la década de 1950 y sus escritos resultaron centrales en el nacimiento del New Labour a fines de los años ochenta y principios de los noventa. Esta, la primera biografía de Eric Hobsbawm, es mucho más que un estudio de la vida de un historiador profesional. Es el estudio de una era.

«La perra», de Pilar Quintana, a la luz del mito y la razón

Por Óscar Lizarazo (desde Colombia)

Para nosotros, las personas que vivimos en la urbe, lanzar la mirada hacia los horizontes de la periferia, hacia los rincones donde, posiblemente, esté llegando lentamente la luz de la civilización (esa luz que al parecer pretende entrar a la fuerza), nos muestra la convivencia que empieza a establecerse entre mito y razón, que permanecen en una tensión constante en su llegada a la selva. Es decir, la lógica que trata de plantear la racionalización, se enfrenta con el lugar de origen del mito: el retorno a lo natural. En este orden de ideas, lo que en realidad sucede es que la selva se rige bajo su propia lógica, una lógica indomable e inesperada; pues en la modernidad aún no se logra una domesticación o racionalización de la naturaleza de lo salvaje que logre identificar las coordenadas donde se hallen sus principios de funcionamiento concretos. Por lo tanto, en este espacio existe una tensión constante entre mito y razón que, dentro de lo natural, pretenden arrojar una respuesta ante los acontecimientos que suceden y estos se convierten, particularmente, en formas de configuración de la realidad, allí mito y razón compiten para ganar un espacio.

     Una de las formas que tenemos las personas que vivimos en la urbe de acercarnos a estos lugares inhóspitos donde se halla esta tensión constante, es mediante el hecho literario de la novelística. Tal es el caso de la novela La perra, de la escritora colombiana Pilar Quintana, pues en ella asistimos a la historia de Damaris y su vida en la costa del pacífico colombiano. En esta novela hay una relación problemática ante la imposibilidad biológica (Damaris no puede quedar embarazada), que se piensa desde el punto de vista científico y la respuesta a través del mito, que es la búsqueda para hallar un sentido lógico ante lo que está aconteciendo y pensar en una posibilidad de concebir que sea donada por la misma dadora de la vida: la naturaleza. Al respecto de la búsqueda de la lógica dentro de la naturaleza, el mito no tiene una repuesta cuantificable, sino cualitativa; al respecto nos señala Gadamer: “La imagen científica del mundo se comprende a sí misma como la disolución de la imagen mítica del mundo. Ahora bien, para el pensamiento científico es mitológico todo lo que no se puede verificar mediante experiencia metódica.” (1997, p.14). Como bien lo observamos al acercarnos a la novela, ante la inexistencia de una respuesta metódica y científica, se contrapone la solución mística: la relacionada con el mito y el origen y su poder adquisitivo, como lo podemos observar en la novela de Pilar Quintana:

El jaibaná vio a Damaris durante largo tiempo. Le dio bebedizos, le preparó baños y sahumerios y la invitó a ceremonias en las que la ungió, la frotó, le fumó, le rezó, le cantó. […] El verdadero tratamiento consistía en una operación que le haría a Damaris, sin abrirla por ninguna parte, para limpiar los caminos que debían recorrer su huevo y el esperma de Rogelio… (Quintana, 2018, p.23).

     Ante una imposibilidad biológica se extiende una respuesta mítica. Lo que, a todas luces, puede demostrar que parte de la racionalidad que pretende entra en la configuración del espacio, es detenida por la lógica de la selva, por el lugar del mito. Sin embargo, como lo planteaba Gadamer, no es que razón y mito se hallen ante una relación imposible, sino que, es a través del mito donde la razón se halla desencantada, no por sí misma. Es decir, el logos, no halla una respuesta racional solo por su fuerza cualitativa y metódica, sino que también en la experiencia metódica descubre otra lógica que dialoga con el mito, pues este es la base primigenia de toda la civilización; ante el mito del origen se descubre la racionalización de las formas del mundo, incluso, de las relaciones teológicas con lo humano. Al respecto, dice Gadamer:

El paso del mito al logos, el desencantamiento de la realidad, sería la dirección única de la historia solo si la razón desencantada fuese dueña de sí misma y se realizara en una absoluta posesión de sí. Pero lo que vemos es la dependía efectiva de la razón del poder económico, social, estatal. La idea de una razón absoluta es una ilusión. La razón solo lo es en cuanto que es real e histórica. (Gadamer, 1997, p. 20).

Por lo anterior, la razón no encuentra su sentido más que el uso instrumental y, sin embargo, se configura a través de la experiencia mítica de los personajes y sus relaciones con las cosas con las que habitan. Lo que quiere decir que la manera mítica es una manera de respuesta lógica. Y la manifestación de lucha contra la lógica de la selva. En una trasposición con el discurso macondiano de la obra de García Márquez, nos encontramos que: “El tratamiento místico-mítico de la caída de los pájaros muertos en el pueblo. Al no encontrar una explicación racional u objetiva, el párroco descifra la lluvia de pájaros muertos como una secuela del paso por el pueblo del Judío Errante.” (García, 2016, p. 578). Lo anterior incluso apunta a una idea de verdad profesada a través del mito, por lo que los habitantes de Macondo empiezan a creer en el discurso de lo mítico, es por la resonancia de carácter de verdad que esta posee; lo que quiere decir, que esta es su respuesta lógica y racional ante tal hecho. Pues, al no hallar los suficientes elementos que faciliten una experiencia metódica cuantificable, la experiencia sigue argumentando el supuesto mítico, pues es la representación viva del hecho de la muerte de los pájaros.

     En La perra, sucede algo similar ante estas desgracias tanto maritales como familiares. Todas las desgracias e infortunios parecen ser como en la Grecia antigua, una imposibilidad de escapar del destino asignado por los dioses. He aquí, que no haya una respuesta racional ante esta, más que la presencia de una actividad paranormal. Como observamos en la novela:

La gente del pueblo decía que tantas desgracias seguidas no eran normales y tenían que ser obra de algún envidioso que les había echado una brujería. Preocupados, los tíos llamaron a Santos y ella les hizo una limpieza a la casa y a todos los miembros de la familia, pero la situación no mejoró. (Quintana, 2018, p. 35).

Para Damaris y para Rogelio, aunque más para ella que para él, una respuesta racional implica un darse cuenta de, caer en cuenta de la naturaleza de cada uno, lo que al final de cuentas resulta absolutamente triste y problemático. Pues, esto ya sobrepasa incluso miradas estéticas, la relación de la naturaleza con Damaris es la misma: es una mujer fuerte como la selva, grande y exuberante como ella; por lo tanto, el espacio se relaciona mucho con lo mítico y lo simbólico. Como bien se ha reiterado, la imposibilidad de concebir hijos que tiene Damaris entra en tensión contra la naturaleza, pues ella está en ese constante ejercicio: la naturaleza crea y destruye y se problematiza con Damaris, pues al parecer ella solo tiene la capacidad de destruir y, además es configurada por el discurso machista, como “una piltrafa de la naturaleza” debido a que ni siquiera posee el don que esta misma tiene: dar vida. Aquí la naturaleza también funciona como espejo de los personajes, pero no una proyección del espejo que reconfigura una noción estética de los personajes, sino más bien un reflejo y una consciencia de su misma animalidad o de su misma naturaleza – objeto de la selva. Al respecto García: “El espejo posee la propiedad de repetir, re-producir; es decir, una acción que no añade significación al objeto que reproduce, sino que solo devuelve una imagen por el tiempo de su exposición al objeto. (2016, p. 590).

     En este juego del espejo, asistimos a la caracterización de Damaris, a su observación de sí misma, pero también su reflejo en la perra (Chirli): en la perra como hija, luego como hembra que concibe, luego como madre. En estos espejos, solo se devuelve una imagen que golpea, que retumba. Una respuesta mítica de la naturaleza como dadora de vida, la cual puede ser la misma que le devuelva la esperanza a Damaris, cosa que, como vimos, es imposible. Observemos la novela: “Damaris se dio permiso de pensar que de pronto esta vez sí quedaría embarazada, pero a la mañana siguiente se rio de sí misma, pues ya había cumplido cuarenta, la edad en la que las mujeres se secan” (Quintana, 2018, p. 57).

     Es una constante observación de sí misma, y una esperanza náufraga de concebir que se une de nuevo al dolor, de dar cuenta de su naturaleza. Esto es:

Las tenía inmensas, con los dedos anchos, las palmas curtidas y resecas y las líneas tan marcadas como líneas en la tierra. Eran manos de hombre, las manos de un obrero en construcción o un pescador capaz de jalar pescados gigantes. (Quintana, 2018, p. 59).

Ahora bien, la metáfora alrededor de la perra, de la idea de la concepción, del paliativo como hija, también juega un papel mítico importante, pues no solo es alrededor del título de la novela, sino la razón de ser del amor y la locura de Damaris, que sin desviarnos mucho podría ser dionisiaca, ya que Damaris está embriagada por su realidad e imposibilidad, pero también disfruta del hecho de ser madre de la perra. Sin embargo, la fuerza de lo mítico contra la razón entra aquí también de manera evidente: hay un intento por la instrumentalización y domesticación de la naturaleza, y también alrededor de la naturaleza está la incertidumbre, las criaturas que habitan la selva y se chupan a quienes se encuentre. Es decir, la explicación de los fenómenos alrededor de la selva que se relacionan con los personajes y sus desventuras, tienen solo una respuesta metafórica y mítica, que, en cierta medida, es la manera de entender la función de la lógica de la selva. Lo que quiere decir que las licencias del discurso literario permiten entender los fenómenos en clave de lo mágico o lo fantástico y no dejan de ser conceptuales, es decir: “Expliquémoslo: el objeto representado por la metáfora sigue siendo absoluto o indeterminado, en la medida que no se puede reducir a un enunciado lógico-conceptual o a “la predecidibilidad exacta de los fenómenos”.” (Rivera, 2010, p. 158).

    Sin embargo, más allá de una respuesta exacta a los fenómenos, también implica un hecho muy importante: en las sociedades posmodernas periféricas, es decir, aquellas que, en relación al centro, no solo se encuentran alejadas geográficamente, sino incluso, de manera ideológica, por ejemplo: la selva, la zona rural o la isla donde lo que llamamos progreso se da más lento, tanto por la lejanía del lugar como por la concepción de industrialización dentro del espacio, en otras palabras la constante resistencia a que la naturaleza sea dominada o remplazada por la industrialización o la modernización instrumental y capital; es allí en estos lugares a donde apenas están llegando las visiones y la ideas de progreso alrededor del mundo, pues podría decirse que aún en estos sitios no se entiende de manera concreta el proyecto moderno, allí las reglas son otras, la formas de realización son otras, incluso más ligada con el destino; aún se erige el discurso mítico como la concepción de la realidad que llega de afuera. Lo que quiere decir que, en estas sociedades pensadas atrasadas en relación con el centro, poseen sus propias formas de creencias y de conceptualización y pensamiento, que están fuertemente ligadas con la cosmovisión ancestral. Diría Rivera:

Esto implica que los mitos pueden ser desencantados, pero no una metáfora que manifiesta abiertamente ser una ficción. En cualquier caso, el triunfo contemporáneo del desencantamiento no impide que sigan siendo muy útiles los procedimientos mediante los cuales en el pasado el mito ha hecho significativa la realidad. (Rivera, 2010, p. 149).

     Es decir, el mito no necesariamente configura un espacio desencantado por sí mismo, a esto también responden una cantidad de factores políticos, sociales y económicos. La metáfora, por ejemplo, del contexto al que es sometida Damaris como mujer, es la muestra de las ideas machistas que aún conviven en los discursos de la sociedad y la visión de patriarca con la aún se concibe a los lugares de la periferia. Lo importante del discurso literario está en la capacidad que tienen la metáfora y el discurso mítico de unir elementos heterogéneos y casi que distantes, y los hace convivir en un mundo donde todo funciona a partir del método científico. Esto, tal vez, con el fin de mostrar ciertas fallas en la lógica que se hacen evidentes al acercarnos a estos lugares y a estos personajes.

     Ahora bien, es probable que esta búsqueda de una respuesta lógica, en un espacio como la selva que, al parecer no acepta otra lógica más que la propia, puede llevar a los personajes al borde de la locura y la agonía que es una contraposición posmoderna de la belleza de la poética bucólica en donde la convivencia era armoniosa y amistosa. Ahora, asistimos a una relación violenta y problemática con la naturaleza, que arroja a los personajes a la sinrazón de dos maneras: quienes ven intervención de lo paranormal en lo que acontece y los que se entregan por completo a la naturaleza salvaje y se pierden en ella como en el caso de Damaris. Cruz Kronfly en “La aldea encantada” nos dice los siguiente:

La chifladura es, en consecuencia, el tema que se impone y que sigue. La medio–locura humana, la chifladura y el despiste pueden derivarse en ciertos casos del anacronismo, ya sea por anticipación visionaria del sujeto o por atraso mental o simbólico del mismo respecto de la época que le haya tocado en suerte. (Cruz, 2011, p. 4).

     Es este presupuesto lo que pudo haber sucedido con Damaris, al cometer el crimen con la perra y llegar al éxtasis total de todo lo sucedido. Ya no teme, ya es como la selva, indomable y fría y por eso se pierde, observemos:

Así que pensó que tal vez, debería irse al monte, descalza y a penas en su licra corta y su blusa de tiras desteñida, y caminar más allá de La Despensa, la estación de cultivo de los peces, los terrenos de la armada, los lugares que había recorrido con Rogelio y los que no habían llegado a conocer, para perderse como la perra y el niño de las cortinas de Nicolasito, allá donde la selva era más terrible. (Quintana, 2018, p. 108).

     Este es aparentemente el final de todo, como tal vez planteaba Cruz Kronfly, que la pérdida de la razón y el levantamiento de lo agorero sea la lógica de estos lugares. Sin embargo, más bien pienso que la relación de lo mítico y la razón, pese a convivir en una constante tensión, ambas, la razón a través del mito, crea otra concepción de la realidad, que más que estética es metafórica y, en ese sentido, dotada de más valor, pues es la manera de colocar una realidad llena de licencias retóricas y, por ende, si se quiere, lógicas y verídicas. Como planteaba Gadamer:

En el pensamiento griego encontramos, pues, la relación, entre mito y logos no solo en los extremos de la oposición ilustrada, sino precisamente también en el reconocimiento de un emparejamiento y de una correspondencia, la que existe entre el pensamiento que tiene que rendir cuentas y la leyenda transmitida sin discusión. (Gadamer, 1997, p. 27).

    Es una relación dialógica y si quiere absolutamente estética. El mito, sigue siendo la base, incluso ejemplificada de la razón.

REFERENCIAS:

Cruz Kronfly, F (2011) La Aldea encantada. Revista Cronopio, (21)

García, Dussan, E. (2016) La identidad social en Colombia y el Macondismo. Revista Signa (25), p. 573 – 594

Hans-Georg, G. (1997) Mito y Razón. Ediciones Paidós Ibérica, S.A: Barcelona.

Quintana, P. (2018). La perra. Penguim Random House: Bogotá

Rivera García, A. (2010) Hans Blumenberg: mito, metáfora absoluta y filosofía política. Ingenium. Revista de Historia del Pensameinto Moderno, (4), p 145- 165

La biografía de Philip Roth, cancelada

Tres años después de la muerte de Philip Roth, la editorial norteamericana W. W. Norton frenó la distribución de su biografía -y todo tipo de publicidad sobre la obra-. ¿El motivo? Las acusaciones de abusos sexuales, incluyendo al menos dos violaciones, surgidas contra el autor de la biografía de Roth, Blake Bailey.

La biografía se había publicado en Estados Unidos el 6 de abril y dos semanas después llego a la clasificación de los libros más vendidos. Bailey trabajó durante años en Philip Roth: The Biography, con acceso a documentos de archivo, cartas, diarios, amigos y parientes del escritor.

«Las acusaciones que le conciernen son graves», afirmó W. W. Norton, tomando la insólita decisión de frenar la venta de un libro por el que había pagado un anticipo de seis cifras: tras los 50.000 ejemplares de la primera edición, una segunda tirada de 10.000 se frenó, y con ella las actividades promocionales, las entrevistas y las giras para dar a conocer la obra.

Las acusaciones son varias. La más reciente, de 2015, fue formulada por una ejecutiva editorial que dijo a la prensa haber sido violada tras quedarse a dormir en casa de Dwight Garner, el crítico literario del diario, que había invitado después de la cena también a Bailey. Otras acusaciones se remontan a los años 90, cuando el biógrafo era profesor de inglés en Nueva Orléans: tres alumnas, entonces adolescentes, dijeron haber recibido atención morbosa de parte del docente, que luego las sedujo de más grandes. Una de ellas lo acusó, además, de violación.

Bailey, por su parte, afirmó que se trata de acusaciones «categóricamente falsas y difamatorias». La marcha atrás de la editorial sigue en pocos días a la decisión de la agencia literaria que lo representaba, The Story Factory, de cortar también la relación con él. Bailey -autor de biografías de escritores como Richard Yates y John Cheever- había sido contactado por Roth seis años antes de su muerte, en 2012.

Al parecer, Roth pensaba en su biografía ya desde 1996, cuando su exmujer, Claire Bloom, lo destrozó en sus memorias, «Leaving a Doll’s House». Pero el trabajo de Bailey recibió críticas divididas: para Cynthia Ozik era una «obra maestra literaria», en tanto para otros surgieron dudas y cierto malestar por el relato sobre la compleja relación de Roth con las mujeres.

¿Cómo empieza Philip Roth: The Biography?

Aquí presentamos el comienzo del primer capítulo, en su versión original.

“DURING A TRIP TO ISRAEL, IN 1984, ROTH TOOK HIS friend David Plante—a gay, gentile writer—to the Orthodox Quarter of Jerusalem, Mea She’arim, where the two stood on a corner watching Hasidim milling about in their black coats and hats, the boys with their heads shorn except for long side curls. Almost everyone, young and old, wore thick eyeglasses. “You could be in a shtetl in Poland in the eighteenth century,” said Roth, whose grandparents had grown up in such a place. One Hasid passed by with a towel over his shoulder, and the writers followed to where the man met other Hasidim for their afternoon bath. “Wait till I get this around,” Roth chuckled to his companion, “—Plante standing outside a bathhouse trying to pick up a Hasid.”
For Roth, levity was better than nostalgia in the face of this living reminder of his family origins. He could hardly remember his grandparents ever speaking of the old country, of the people they’d left behind, and was left to surmise that the shtetls of Galicia weren’t really like the Broadway version of Sholem Aleichem, what with winsome Jews “singing show tunes that brought tears to your eyes” as Roth put it. His father’s parents came from an especially bleak corner of that bygone world—Kozlów, near the city of Tarnopol, which is perhaps best remembered (among Jews anyway) as the site of the Khmelnytsky Uprising in the seventeenth century. Throughout the Middle Ages, Polish landowners had employed Jewish agents to collect rents and taxes from the peasantry, who meanwhile were reminded every Sunday, in church, that the Jews had killed Christ. “Pole, Yid, and hound—each to the same faith bound,” read the legend commonly nailed to trees where a Pole, Jew, and dog had been hanged. Almost every Jew in Tarnopol was killed or expelled in the massacre, and the city itself was burned to the ground.
By the nineteenth century, Galicia was the northernmost province of the Austro-Hungarian Empire, whose 1867 constitution allowed freedom of religion and equal rights for all subjects. Such liberality did little to improve the lot of Galician Jews, however, whose population exploded with refugees fleeing pogroms in neighboring Russia. Some fifty thousand a year died of starvation, and by the 1880s Galicia had both the highest birth and death rates among the old Polish territories, with only half its children living to the age of five. “Often the relations between the social strata of the shtetl came to little more than a difference between the poor and the hopelessly poor,” wrote Irving Howe. Galician Jews usually lived amid a welter of grim huts and cobbled streets winding every which way to a crowded marketplace—a dreary insular world menaced by disorderly gentiles. Solace was found in ritual and piety. A good Jew’s life was finely regulated by 613 mitzvoh, commandments, everything from reciting blessings for one’s homely pleasures to lighting candles and slaughtering chickens just so. Children were cowed with tales of dybbuks and golems, their marriages were arranged, their baser impulses rigorously suppressed. No wonder the more intelligent among them learned to laugh at the wretched way God’s chosen people saw fit to live.
The law was embodied by rabbis, and one of these in Kozlów was Roth’s great-grandfather, Akiva, who also had a reputation as a storyteller. His son Alexander, called Sender, was studying to be a rabbi when he married, in 1886, Bertha Zahnstecher, whose Flaschner connections on her mother’s side would stand the family in good stead once they came to America. Over the course of twenty-five years, Bertha bore nine children with Sender—two of whom, Freide and Pesie, died in infancy; of the surviving seven, Philip Roth’s father, Herman, was the first to be born in the New World.” […]

Capítulo 2 

“AMONG THE GALLING ASPECTS OF ROTH’S PORTNOY FAME was the general perception that the hero’s archetypal Jewish mother, Sophie, was based on Bess Roth. Both Philip and Sandy remembered their home lives—at least during the later years of their growing up—as nothing if not conventional and decorous, largely thanks to their mother’s example: they seldom raised their voices; the boys had nice manners and used profanity so rarely that Sandy never forgot his mortification the night he came home from the navy and excitedly said “fuck” while regaling his parents in the kitchen. As Philip icily noted (in so many words) on more than one occasion, “Bess Roth was never depicted as the overbearing, domineering Sophie Portnoy, nor was the overbearing, domineering Sophie Portnoy intended to depict Bess Roth.

“The truth is complicated, and at other times Roth conceded that Sophie Portnoy was somewhat modeled on the more “suffocating” mother his older brother had known as a little boy, when Bess was younger, poorer, and under a strain. Indeed Sandy would go so far as to claim, late in life, that his “spirit [had been] broken” by his mother—who let it be known, both tacitly and not, that her love was contingent on his meeting a series of subtle, exacting demands. Offhand, he remembered the time Bess and her friend Mrs. Kaye took their boys on the number 14 bus to see a movie downtown: Sandy wanted to hold his own nickel like Mrs. Kaye’s son, but his mother made him beg for it, then scolded him—“I told you I should have it!”—when he couldn’t fetch it quickly enough from his pocket.”

«To Paradise», de Hanya Yanagihara, en enero 2022

«To Paradise», nueva y esperada novela de Hanya Yanagihara, autora de «La gente en los árboles» (2013) y «Tan poca vida» (2015), se publicará el 11 enero de 2022 en simultáneo en todo el mundo.

En «To Paradise», Yanagihara -escritora norteamericana de origen hawaiano, que vive en Nueva York pero nació en Los Angeles en 1974- abraza tres siglos y tres versiones diferentes de la historia estadounidense, hablando sobre familia, amantes, pérdidas y la inasible promesa de la utopía.

En una versión alternativa del Estados Unidos de 1893, Nueva York integra los Estados Libres, donde las personas pueden vivir y amar a quien quieran (o así parece). El joven retoño de una ilustre familia se niega a comprometerse con un digno cortejante, atraído por un fascinante profesor de música sin medios.

En una Manhattan de 1993, asediada por la epidemia de sida, un joven hawaiano vive con su pareja, mucho mayor y mucho más rico, ocultando su dura infancia y el destino de su padre.

Y en 2093, en un mundo lacerado por pestilencias y gobernado por un régimen totalitario, la pariente de un poderoso científico busca afrontar la vida sin él y resolver el misterio de la desaparición de su marido.

Las tres partes se unen en una sinfonía convincente, con notas y temas recurrentes que se enriquecen mutuamente: una residencia en Washington Square Park, en Greenwich Village; enfermedades y tratamientos de tremendo costo; riqueza y miseria; debilidad y fortaleza; la definición de familia y nacionalidad; la peligrosa justicia de los poderosos y los revolucionarios, el deseo de hallar lugar en un paraíso terrestre y la conciencia gradual de que puede no existir.

Lo que une no solo a los personajes, sino también a estos tres distintos Estados Unidos, es su forma de pactar con lo que los hace humanos: el miedo, el amor, la vergüenza, la necesidad, la soledad.

La fuerza de «To Paradise» deriva de la comprensión de Yanahigara del profundo deseo de proteger a quienes se ama: parejas, amantes, hijos, amigos, familia y hasta compatriotas, así como el dolor que se experimenta cuando no es posible hacerlo.

Baudelaire, 200 años después

Para Michel Butor, uno de los padres del nouveau roman, la obra de Charles Baudelaire era «el eje en torno al cual rota la poesía para volverse moderna». Sus palabras siguen siendo actuales en el segundo centenario del nacimiento del poeta francés, el 9 de abril de 1821. Un poeta que desde siempre subrayó el papel de la inteligencia y la razón en la creación artística, rompiendo definitivamente con la idea romántica del poeta inspirado y arrastrado por los impulsos del inconsciente.

Para Baudelaire las claves de la poesía están en la imaginación, la percepción armoniosa capaz de descifrar el caos del universo, en la especificidad de una escritura que la distingue de otras formas de arte. La poética de sus Flores del mal influyó notablemente en los parnasianos y la escuela simbolista, ejerciendo gran sugestión sobre Verlaine, Mallarmé, Rimbaud y el resto de la poesía francesa -y europea- hasta el surrealismo.

Su modernidad está en el saber abrirse a todos los aspectos de la existencia, los más puros pero también los más perversos, en ser expresión poderosa e íntima al mismo tiempo de su propia época, seductora y peligrosa, reflejando la soledad y angustia del hombre moderno, el spleen existencial de quien ama la vida pero vive también sus contradicciones a fondo.

A Baudelaire se lo ve también como el primer gran cantor de la dimensión urbana (vale recordar los «Cuadros de París» de las Flores del mal), sumergido en la realidad moderna de la revolución burguesa e industrial, en la opresión de un poder -el de Napoleón III- que siguió a los estallidos de 1848.

Tanta contradicción e intensa verdad de vida fue tal vez lo que provocó que la primera edición de las Flores del mal (cien poesías divididas en cinco secciones, que en las ediciones futuras serían 135 en seis secciones), en junio de 1857, estuviera en venta durante pocos días y fuera luego secuestrada y sometida a un proceso por obscenidad que obligó a eliminar algunas partes. Todo bajo la acusación impulsada por Ernest Pinard, el mismo personaje que meses antes se lanzara contra la Madame Bovary de Gustave Flaubert. En vano el poeta pidió que la obra fuera «juzgada en su conjunto, porque solo así se captaría su terrible, absoluta moralidad».

Para recordarlo en el segundo centenario de su nacimiento

En Twitter: https://twitter.com/Baudelaire_200?s=20

Recitado en la voz de Fabrice Luchini

Libros en los Bares Notables de Buenos Aires

El ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires generó la “Experiencia Notable”una iniciativa que permitirá acceder a un catálogo de libros, en Cafés y Bares Notables porteños, a partir del 16 de marzo. “Experiencia Notable”, según fuentes del ministerio porteño, busca fomentar la curiosidad lectora en los barrios, a través de una selección de libros puestos a disposición para su lectura en diez cafés y bares notables. Todas las publicaciones pertenecen al catálogo de la Red de Bibliotecas Públicas de la Ciudad, y podrán consultarse y leerse únicamente dentro de los establecimientos. Con el objetivo de promover acciones en torno a la lectura y al uso y conocimiento de los espacios emblemáticos de la Ciudad, cada bar seleccionado contará con  una estantería  específica en la que se dispondrán libros de diferentes géneros, autores y títulos.
Junto a cada libro habrá un pequeño instructivo para su utilización segura e información para asociarse virtualmente a la Red de Bibliotecas Públicas de la Ciudad. Forman parte de «Experiencia Notable»:

  • Mar Azul (Tucumán 1700, San Nicolás)
  • La esquina de Aníbal Troilo (Paraguay 1500, Recoleta)
  • Bar Lavalle (Lavalle 1693, San Nicolás)
  • Bar El Colonial (Belgrano 599, Monserrat)
  • Bar Oviedo (Av. Lisandro de la Torre 2407, Mataderos)
  • Bar del Glorias (Andalgalá 1982, Mataderos)
  • El Gato Negro (Av. Corrientes 1669, San Nicolás)
  • El Progreso (Av. Montes de Oca 1700, Barracas)
  • La Farmacia (Av. Directorio 2400, Flores)
  • El Símbolo (Av. Corrientes 3787, Almagro)

La acción se desarrollará teniendo en cuenta los protocolos de higiene y prevención necesarios para evitar la propagación del virus COVID19, entre los que se incluye un kit de sanitización y una caja para el período de libros en cuarentena. Allí el público depositará los ejemplares una vez leídos. Los mismos permanecerán allí durante una semana antes de su nueva puesta en circulación. 

Cada Bar Notable contará con una selección de 50 títulos. El catálogo conformado para Experiencia notable reúne ediciones propias de la red de Bibliotecas Públicas de la Ciudad; tanto de narrativa argentina contemporánea como textos clásicos de  historia. El lector podrá encontrar, además, una selección de literatura universal que contiene desde Marguerite Duras, Kundera, Capote y Virginia Woolf hasta Jorge Amado, Bioy Casares y Sábato, entre otros. 

Más información en buenosaires.gob.ar/promocioncultural Para asociarse a la Red de Bibliotecas Públicas de la Ciudad y acceder a sus sistema de préstamo y devolución de libros, ingresar a buenosaires.gob.ar/bibliotecas.

Concurso internacional de cuentos desde Colombia

La Fundación Gabriel García Márquez con apoyo de la Alcaldía Municipal de Pupiales y la
Gobernación de Nariño y en concertación con el Ministerio de Cultura de Colombia
convoca el XVI Concurso de Cuento Ciudad de Pupiales 2021, un evento
de Colombia para el mundo, que se regirá por los siguientes parámetros:​
1.- Pueden participar los escritores colombianos o extranjeros, independiente de su edad,
con excepción de los ganadores y finalistas de la edición anterior, con un solo cuento,
inédito, de temática libre, escrito en lengua española, máximo 2 páginas, tamaño carta,
interlineado de 1,5, fuente de 12 puntos, tipo de letra Arial o Times New Roman. Las
márgenes del texto no podrán ser menores a 2,5 cms por cada uno de los lados.
2.- Se establece un premio de seis millones de pesos colombianos y el Diploma de Honor
“Gabriel García Márquez” de envío virtual para el primer puesto a nivel internacional. Dos
millones quinientos mil pesos colombianos y el Diploma de Honor “Aurelio Arturo” de
envío virtual para el mejor escritor de Colombia. Un millón de pesos colombianos y el
Diploma de Honor “Juan Álvarez Garzón” de envío virtual para el mejor escritor del
Departamento de Nariño. Quinientos mil pesos y el Diploma de Honor “José Rafael
Sañudo” de envío virtual para el mejor escritor del Municipio de Pupiales. Diploma de
Honor “Guillermo Edmundo Chaves” de envío virtual para los diez trabajos que el jurado
seleccione como finalistas.
Parágrafo: Los diferentes premios no implican categorías de participación y, así, todos los
escritores que presenten sus obras al concurso son candidatos a ganar el premio
internacional. ​
3.- El concursante debe remitir su cuento y los datos personales, cada uno en un archivo
PDF, al correo electrónico concursogabo2021@yahoo.com hasta el día 29 de agosto de
2021 cuando se cierra la convocatoria. La convocatoria se cerrará a las 12:00 p.m., hora de
Colombia de la fecha señalada. ​La organización aclara que es un correo exclusivo para
recibir cuentos, no se responderá a ninguna persona que dirigiéndose a ese correo solicite
información sobre el concurso. La información o aclaración que los escritores requieran
deben pedirla a través de la sección de contacto de la web
http://www.gabrielgarciamarquezfundacion.com, página oficial de la Fundación Gabriel García
Márquez. Al momento de remitir el cuento, en asunto, el participante debe escribir PARA
PARTICIPAR EN CONCURSO DE PUPIALES. Los archivos PDF se deben identificar, el
del cuento, con el título de la obra participante y el de los datos personales con la palabra
plica.
4.- En el archivo PDF, con los datos personales, se agregará mínimo el título del cuento,
nombres y apellidos del participante, nacionalidad, ciudad y dirección actual de residencia,
teléfono de contacto, correo electrónico. Y una breve biografía si el participante lo
considera conveniente.

5.- La organización garantiza la lectura de todas las obras remitidas al evento; en relación
con las opiniones emitidas por los miembros del jurado calificador, periodistas o
participantes, mantiene absoluta independencia.
6.- El jurado calificador queda integrado por los escritores Natalia García Freire de
Ecuador, Alonso Cueto de Perú y Álvaro Pineda Botero de Colombia. Al jurado lo apoyan
instituciones y personalidades de las letras con el fin de facilitar el trabajo de lectura y la
selección de textos ganadores y finalistas.
7.- La premiación se realizará de manera virtual, la última semana de octubre de 2021.
Dicho resultado se comunicará personalmente a los escritores galardonados y se difundirá
por diferentes medios de comunicación.
8.- El autor ganador cede derechos de publicación por una sola vez a la Fundación “Gabriel
García Márquez” para su difusión en internet y en un libro cuando la entidad lo determine.
9.- El veredicto se conocerá mediante un vídeo publicado en el canal de la Fundación
“Gabriel García Márquez” en YouTube, en su página web y en las distintas redes sociales y
páginas literarias que apoyan la convocatoria, con el fin de que cuente con una amplia
difusión en Colombia y el exterior. Se sugiere suscribirse al canal en YouTube a través de
la web de la Fundación (parte superior: Audio entrevistas de Albeiro Arciniegas) con el fin
de acceder al veredicto y la programación virtual de premiación.
10.-La participación en el concurso es una manifestación expresa de aceptación de los
diferentes puntos que rigen la convocatoria. La organización no mantiene correspondencia
con los participantes. El premio no será declarado desierto.


MAYOR INFORMACIÓN
Celulares: 311 7728493 – 316 3500076
Web: http://www.gabrielgarciamarquezfundacion.com
FUNDACION GABRIEL GARCÍA MARQUEZ”
Carrera 3 No. 5-76 Tercer Piso
Pupiales, Nariño, Colombia

Ishiguro y Klara ante la inteligencia artificial

Kazuo Ishiguro dio a conocer la versión en castellano de su última novela, Klara y el sol, publicado por Anagrama. Durante la presentación, el escritor británico de origen japonés alertó sobre el «desempleo masivo», un fenómeno que «ya está empezando a suceder». «La inteligencia artificial va a eliminar muchos empleos, la mayoría de los que ahora tenemos, de gente que ahora se considera parte de la elite intelectual» dijo el autor de Lo que queda del día.

La gente ya no es desempleada sino postempleada, dijo Ishiguro, quien se preguntó “cómo se sobrevive cuando desaparece la idea capitalista más antigua que ya no funciona”. “Estamos en el umbral de lo que fue la Revolución Industrial, cuando hubo ingentes cambios en la sociedad, puede haber muchas ventajas, pero tenemos que evitar las cosas tremebundas que ocurrieron cuando nos industrializamos”.

El escritor advirtió también sobre un riesgo cada vez más presente, y es que con la inteligencia artificial “las sociedades autoritarias tengan herramientas que no existían en la Guerra Fría, y que sea difícil para las sociedades democrático-liberales competir con sociedades que pueden tomar decisiones con sistemas de vigilancia en todos los ciudadanos de una manera muy efectiva”.

A continuación, advirtió un “desajuste entre el interés” de empresas como Facebook, “con un modelo de negocios basado en observar nuestro comportamiento y crear datos” y “el interés de la sociedad”. A su juicio “es necesario que se alineen, porque si no, sufriremos estos perjuicios”.

“Hay un potencial enorme para hacer el bien, sobre todo en el ámbito de la salud -reconoció- porque podemos protegernos de muchas enfermedades con las herramientas que tenemos, pero como sociedad necesitamos reorganizarnos y evitar los peligros”. Asimismo recordó los peligros del “editor genético”: “No sé como vamos a evitar la creación de bebés que sean ‘mejorados’ intelectual o atléticamente, o que incluso puedan no caer enfermos”. “Se abre la posibilidad de una especie de meritocracia salvaje en la sociedad y esto puede ser muy peligroso, cuando hay personas que son mejores en ciertas cosas que otras”.

Ishiguro dijo sentirse “más optimista” en cuanto a la naturaleza humana que al comienzo de su carrera, “aunque menos optimista respecto a los sistemas políticos. Me preocupa la fortaleza de las democracias liberales”, aseguró. “Cuando miro al futuro -agregó- veo una niebla, sombras en medio de la niebla, y Klara y el Sol es un poco eso, un señor mayor que intenta mirar al futuro y ve sombras”.

En la novela de Ishiguro, la primera que publica tras recibir el Nobel, Klara es una amiga artificial especializada en el cuidado de los niños y a través de ella el escritor mira a los seres humanos. El robot “se convierte en una metáfora de los impulsos humanos” y “en su determinación por hacer lo mejor por la niña, acaba pareciéndose a un padre o una madre”. La protagonista se plantea cuestiones como “¿hay algo más que haga que los seres humanos hagan que seamos especiales?, ¿qué significa que un ser humano ame a otro ser humano?, ¿somos únicos?, ¿somos irremplazables o somos remplazables?”.

A su juicio, “los seres humanos, cuando se trata de cuidar a nuestros hijos, somos un poco como máquinas programadas. Mi madre era así”, apuntó. Ishiguro considera que “Klara puede tener un papel muy importante, como un animal de compañía” pero “los seres humanos siempre van a necesitar a otros seres humanos”. Para él, “podemos conseguir que algunos robots sean muy empáticos y amables, pero no es suficiente”.

«Los abismos», de Pilar Quintana, premio Alfaguara

La escritora colombiana Pilar Quintana (Cali, 1972) ganó el 24º Premio Alfaguara de Novela con su obra «Los abismos», ambientada en la Cali de los años 80.

La novela, indicó el jurado, «se adentra en la oscuridad del mundo de los adultos a través del punto de vista de una niña que, desde la memoria de su vida familiar, intenta entender la conflictiva relación entre sus padres».

Se trata de «una historia poderosa narrada desde una aparente ingenuidad que contrasta con la realidad desdichada que rodea a la protagonista», agregó el jurado, presidido por el colombiano Héctor Abad Faciolince.

El premio -que este año recibió la postulación de 2.428 obras- está dotado con 175.000 dólares y la publicación de la novela en todo el territorio de habla hispana, a partir del 25 de marzo.

Formaron el jurado también Irene Vallejo, Cristina Fuentes La Roche, Ana Merino, Xavi Ayén, Xavier Vidal y Pilar Reyes.

La novela surgió al «indagar entre la relación de una niña con una mujer que tenía sus frustraciones porque no pudo ser como yo, una profesional y tener familia», explicó Quintana al conocerse el galardón. «Soy hija de una generación de mujeres que no pudieron decidir qué querían ser en la vida porque el mandato social decía que tenían que dedicarse a la familia», agregó.

«Los abismos» contiene «muchas circunstancias de mi infancia que están ahí, pero hay muchas inventadas», dijo la novelista. Si ahora «reflexionamos más sobre la maternidad, le quitamos los velos a la maternidad. Antes se hablaba de lo feliz de ser madre, pero no hablaban de la oscuridad y estaba mal visto, y lo sigue estando, hablar de lo negativo y las dificultades de ser madre».

Diario del coronavirus

¿Cómo se narra lo inenarrable? ¿Cómo se modela narrativamente una experiencia nueva, desconcertante y al mismo tiempo amenazante, pero no exenta de ironía y humor?

En su Diario del coronavirus, el escritor español Juanjo Ávila García -nacido en 1971 y residente en Granada, @literaturacine en Twitter- brinda su propia respuesta, y el resultado es una crónica digna de recordar sobre estos meses que han unido las diferentes orillas del mundo en el mismo desconcierto, en la misma pena y también en la misma resiliencia.

Si bien el Diario, publicado por editorial Adarve, está bien situado en tiempo y espacio -desde la alarma del domingo 15 de marzo que abre el libro hasta el final del 7 de mayo, en esa Granada que «se ha convertido en un cementerio de doscientos mil enterrados vivos que yerguen sus cabezas como lirios en los nichos de las ventanas, en los mausoleos de los balcones»- el relato resulta universal porque surge de lo más profundo de lo humano: el temor, la duda, la soledad, la hipocondría, la desesperación, y también la salvación por las artes, la lectura y la sonrisa.

«Se trata de una comedia de confinamiento en la que, como contrapunto a la tragedia de la pandemia, narro con tono lúdico las aventuras del protagonista. La obra está llena de toques de poesía, misterio y género negro. He mezclado tonos de modo que resulte tan divertida de leer como lo fue de escribir, eso sí, acariciando el estilo, la clave de la escritura». 

Juanjo Ávila García (entrevista en tregolam.com)

El relato es la historia de Juanjo, narrada en primera persona y -el título dice- en forma de diario, atravesado por experiencias cinematográficas y literarias que remiten al personal acervo del autor. Un poco de realidad y un poco de ficción, un poco de verosimilitud y un poco de inverosimilitud: así logra reconstruir de a retazos, pero conformando un fresco oscuro y patente de los meses de confinamiento, esa sensación de extrañeza que la pandemia y las cuarentenas impusieron en todo el mundo y que en cualquier año que no fuera 2020 habrían parecido fruto de la más enferma de las imaginaciones.

El misterio y el peligro rondan la novela, como metáfora del año del coronavirus, esa amenaza invisible que se coló por todos los rincones e invadió vidas arrastrando proyectos y sueños: allí están los extraños personajes que aparecen como sombras tras las huellas del protagonista, balanceados por otros más terrestres que aportan una dosis de realidad y alivio. Y todos ellos narrados con un vocabulario expresivo, de colorido espesor, capaz de transmitir la sombra de la enfermedad y la esperanza que así y todo nunca desaparece.

El temor acecha en cada página, como en cada esquina de esa Granada literaria: «Pensé que la peor pandemia sería el hambre cuando la miseria superase al miedo». Pero allí está la escritura, para salvar: «Intentaré hoy, alquímicamente, transmutar mi infelicidad en la felicidad de la escritura». Esa escritura hace aparecer lo que hoy es cotidiano y no debe ser olvidado en el futuro: las calles desiertas, el silencio colándose entre los ventanales, las mascarillas, la muerte, el virus. En ese sentido, el Diario del coronavirus es una novela-testimonio, que no duda en incorporar elementos levemente fantásticos para reconstruir ese sentimiento de agobio y persecución que serían insoportables narrados desde el realismo más estricto: al fin y al cabo -afirma el Juanjo narrador- «la literatura y el cine eran preferibles a la medicación». Un opio más amable y creativo que cualquier pastilla, y también más salvador.

Y es que además, el Diario del coronavirus es una novela profundamente literaria: «El cine y la literatura son un salvoconducto para los viajeros inmóviles», dicho poética-narrativamente. Allí están página tras página, para dar testimonio, La hija de Ryan, de David Lean, Flecha rota, de Delmer Davis, Esperando a Godot, el Diario del año de la peste de Daniel Defoe, La ventana indiscreta de Hitchcock, por supuesto La montaña mágica de Thomas Mann. Solo algunos entre muchos nombres que conforman el entramado de filmes y libros subyacentes en el esqueleto de esta personal crónica de la pandemia.

Esta novela es una novela de atmósfera: no pesa tanto lo que pasa, el ir y venir de sus personajes, las vicisitudes narradas con habilidad y tensión, sino el ambiente interior del narrador y su proyección en ese raro mundo exterior creado por el confinamiento. Un recordatorio no solo del año que fue, sino también una advertencia tangible de lo que puede estar por venir.

Así comienza el Diario del coronavirus

DOMINGO, QUINCE DE MARZO: ALARMA

Como parientes solícitos, los muebles del salón me observan con preocupación mientras escribo a las 06:00 de la mañana. A mis dedos, las teclas del ordenador se deslizan con un rumor de lluvia fina. Granada duerme en paz. Pero tiene una pesadilla. Y su paz es la paz de la muerte, la parálisis de la muerte. A lo largo de todo el día de ayer esta paz recorrió las calles como un cortejo de tinieblas. Granada se ha convertido en un cementerio de doscientos mil enterrados vivos que yerguen sus cabezas como lirios en los nichos de las ventanas, en los mausoleos de los balcones. Peinando los tejados con las almenas de sus torres, la tejados con las almenas de sus torres, la Alhambra intenta consolar la congoja de Granada. Las fuentes del Generalife lloran lágrimas de sangre. No volveré a criticar a los granadinos. Antes lo he hecho por granadino, no hay nada más granadino que criticar a los granadinos. Después de tanto renegar de Granada por molesta, humosa, sucia de rutina y bulliciosa, sobre todo por bulliciosa, ya la estoy echando de menos. Me ha hecho cambiar el sabor tan amargo de esta Granada desangrada. Dejo de escribir para leer un correo electrónico que se acaba de alojar en mi buzón. Atónito, compruebo que en el cuerpo del mensaje solo consta una x, sin más explicación. Ignoro quién puede ser el remitente. Proviene de una dirección que me es desconocida. ¿A quién puede habérsele ocurrido escribirme a estas horas, para colmo una x? Parece que con ella el emisor ha querido resaltar en el texto la anonimia de su firma. Pero supongo que se tratará de un error o una broma, no lo tomo por amenaza; no tengo enemigos, tampoco buenos amigos. Retomo el diario, algo descentrado. Se me hará raro no recurrir a los artificios de la ficción, no tendré que inventar nada; los hechos ya parecen basados en la distopía de una ciencia ficción. Para mí no supone un cambio encerrarme bajo siete llaves, prisionero de mí mismo, para escribir. Pero no podré renovar mis lecturas en la biblioteca, habrá que desempolvar viejos clásicos. Por otra parte, dispongo de innumerables películas para poblar con sus tramas el tapiz de sombras. Me guardaré en casa, pues, sin apuro.

Premio Ampersand de Ensayo

Con motivo del décimo aniversario de la fundación de Ediciones Ampersand, y en un contexto inesperado en el marco de la pandemia, se lanza el “Premio Ampersand de Ensayo 2021”, que invita a investigadores argentinos y/o residentes en la Argentina  (ya sea adscriptos a instituciones o independientes)  a presentar proyectos de libro de investigación en curso, escritos en español, de imaginación crítica y rigor académico.
La edición 2021 del premio está dedicada a dos disciplinas: la Historia social de la cultura escrita y los Estudios de Moda.  El tema, dentro de cada disciplina, será libre.  Las obras deberán desarrollar un tema único o diversos temas agrupados en una forma orgánica.  Se seleccionará un ganador por disciplina, y el premio constará de la publicación de la obra en 2022 y un adelanto de regalías de $250.000 (doscientos cincuenta mil pesos) en concepto de derechos de autor. 
El período de presentación de originales estará abierto desde el 1° de febrero hasta el 31 de marzo de 2021.

JURADO

Historia social de la cultura escrita

José Luis de DiegoDoctor en Letras y profesor en la Universidad Nacional de La Plata, donde ha sido decano de la Facultad de Humanidades y director del Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales. Es autor de La otra cara de Jano  (2017) y Los autores no escriben libros (2019), entre otros. Codirige la colección Serie de los Dos Siglos (Eudeba) y dirige la revista académica  Orbis Tertius . Es coordinador de sección en el portal “Editores y Editoriales Iberoamericanos (siglos XIX-XXI)” de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.


Antonio Castillo Gómez
Profesor titular de Historia de la cultura escrita de la Universidad de Alcalá, recibió el I Premio Internacional Agustín Millares Carlo de Investigación en Humanidades por su tesis doctoral «Escrituras y escribientes. Prácticas de la cultura escrita en una ciudad del Renacimiento» (1995). Entre sus numerosas publicaciones destacan Escribir y leer en el siglo de Cervantes (1999), Historia de la cultura escrita (2002), obras de las que es coordinador, o Historia mínima del libro y la lectura (2004). Es editor de la colección Scripta Manent de Ampersand.


Ana MosquedaDoctora en Historia de la cultura escrita por la Universidad de Alcalá de Henares, España (mención cum laude). Editora y licenciada en Letras por la Universidad de Buenos Aires; docente de la carrera de Edición 2004-2018 (UBA). Directora Editorial de Ampersand . Es autora de Cartas sobre la mesa. Correspondencias editoriales en la Argentina moderna (1900-1935) (2021) y coautora en los libros Pliegos alzados. La historia de la edición, a debate (2020) y Cruces y perspectivas de la cultura escrita en la Argentina. Historia de la edición, el libro y la lectura (2013).


Estudios de moda
Ana Torrejón
Periodista y docente. Directora Editorial de L’ Officiel Argentina y Consultora Editorial de L’Officiel Chile . Dirigió las revistas Claudia ,  Elle y Harper’s Bazaar . Se ha desempeñado como docente en la Universidad de Las Américas y Universidad del Pacífico (Chile), Ort (Uruguay) y UP (Argentina). Entre 1998 y el 2011 fue mentora de «Dabbah Torrejón Arte Contemporáneo», galería especializada en talentos latinoamericanos. Recibió el premio Live Brillianty, la distinción Mujeres Creativas y es una de las Mujeres Argentinas de la muestra L’Oreal. 


Marcelo Marino Licenciado en Historia del Arte por la Universidad Nacional de Cuyo. M iembro  del Centro Argentino de Investigadores de Arte (CAIA) y del equipo de editor de Caiana (Revista de Historia del Arte y Cultura Visual). Miembro tesista del CIAP (Centro de Investigaciones en Arte y Patrimonio) de la Universidad de San Martín.  Director de la colección Estudios de Moda de Ampersand.  Actualmente reside en Bristol, Inglaterra, y colabora en los montajes de exhibiciones con la Theatre Collection de la Universidad de Bristol y con el Bristol Old Vic.


Daniela Lucena
Socióloga y Doctora en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires. Investigadora del CONICET y profesora de grado y de posgrado en distintas universidades argentinas y del exterior. Es autora del libro Contaminación artística (2015) y coautora de  Costura y Cultura (2019) y  Modo mata moda  (2016) . Ha participado en la realización  de  muestras,  archivos  y  catálogos  en  el Museo Reina Sofía de Madrid y en los museos Moderno, Muntref y Malba, de Buenos Aires, entre otros. Colabora también con la Fundación PH15.

Consultar bases aquí

Cuentos Beatle: ¡gracias por participar!

El 8 de diciembre cerró el I Concurso de Cuentos Beatle de Hoja por Hoja. Y queremos agradecerles a todos: tanto a quienes nos ayudaron en la difusión, como a quienes enviaron sus cuentos. La participación superó todas nuestras expectativas: recibimos más de 100 cuentos, de los siguientes países: España, Argentina, Chile, Perú, Venezuela, Brasil, Colombia, Panamá, República Dominicana, El Salvador, Costa Rica y México.

Junto con nuestro agradecimiento, les pedimos también un poco más de paciencia: trasladamos el anuncio de los ganadores al lunes 25 de enero de 2021 (la fecha original era el 9 de enero), para dar más de tiempo de lectura a los jurados y concretar la publicación de la antología entre febrero y marzo de 2021.

Seguimos en contacto a través de Hoja por Hoja, y nuestras más cálidas felicitaciones para todos.

Cuando García Márquez despidió a John Lennon

Esta reflexión de Gabriel García Márquez se publicó el 15 de diciembre de 1980 en el diario El País, una semana después del asesinato de John Lennon, el 8 de diciembre de 1980 en Nueva York.

«Ha sido una victoria mundial de la poesía. En un siglo en que los vencedores son siempre los que pegan fuerte, los que sacan más votos, los que meten más goles, los hombres más ricos y las mujeres más bellas, es alentadora la conmoción que ha causado en el mundo entero la muerte de un hombre que no había hecho nada más que cantarle al amor. Es la apoteosis de los que nunca ganan. Durante 48 horas no se habló de otra cosa. Tres generaciones -la nuestra, la de nuestros hijos y la de nuestros nietos mayores- teníamos por primera vez la impresión de estar viviendo una catástrofe común, y por las mismas razones. Los reporteros de la televisión le preguntaron en la calle a una señora de ochenta años cuál era la canción de John Lennon que le gustaba más, y ella contestó, como si tuviera quince: «La felicidad es una pistola caliente». Un chico que estaba viendo el programa dijo: «A mí me gustan todas». Mi hijo menor le preguntó a una muchacha de su misma edad por qué habían matado a John Lennon, y ella le contestó, como si tuviera ochenta años: «Porque el mundo se está acabando». Así es: la única nostalgia común que uno tiene con sus hijos son las canciones de los Beatles. Cada quien por motivos distintos, desde luego, y con un dolor distinto, como ocurre siempre con la poesía.

Yo no olvidaré nunca aquel día memorable de 1963, en México, cuando oí por primera vez de un modo consciente una canción de los Beatles. A partir de entonces descubrí que el universo estaba contaminado por ellos. En nuestra casa de San, Angel, donde apenas; si teníamos dónde sentarnos, había solo dos discos: una selección de preludios de Debussy y el primer disco de los Beatles. Por toda la ciudad, a toda hora, se escuchaba un grito de muchedumbres- «Help, I need somebody». Alguien volvió a plantear por esa época el viejo tema de que los músicos mejores son los de la segunda letra del catálogo: Bach. Beethowen, Brahms y Bartok. Alguien volvió a decir la misma tontería de siempre: que se incluyera a Bosart. Alvaro Mutis, que como todo gran erudito de la música tiene una debilidad irremediable por los ladrillos sinfónicos, insistía en incluir a Bacner. Otro trataba de repetir otra vez la batalla en favor de Berliotz, que yo libraba en contra porque no podía superar la superstición de que es un pájaro de mal agüero. En cambio, me empeñé, desde entonces, en incluir a los Beatles. Emilío García Riera, que estaba de acuerdo conmigo y que es un crítico e historiador de cine con una lucidez un poco sobrenatural, sobre todo después del segundo trago, me dijo por esos días: «Oigo a los Beatles con un cierto miedo, porque siento que me voy a acordar de ellos por todo el resto de mi vida». Es el único caso que conozco de alguien con bastante clarividencia para darse cuenta de que estaba viviendo el nacimiento de sus nostalgias. Uno entraba entonces en el estudio de Carlos Fuentes, y lo encontraba escribiendo a máquina con un solo dedo de una sola mano, como lo ha hecho siempre, en medio de una densa nube de humo y aislado de los horrores del universo con la música de los Beatles a todo volumen.

Como sucede siempre, pensábamos entonces que estábamos muy lejos de ser felices, y ahora pensamos lo contrario. Es la trampa de la nostalgia, que quita de su lugar a los momentos amargos y los pinta de otro color, y los vuelve a poner donde ya no duelen. Como en los retratos antiguos, que parecen iluminados por el resplandor ilusorio de la felicidad, y en donde solo vemos con asombro cómo éramos de jóvenes cuando éramos jóvenes, y no solo los que estábamos allí, sino también la casa y los árboles del fondo, y hasta las sillas en que estábamos sentados. El Che Guevara, conversando con sus hombres alrededor del fuego en las noches vacías de la guerra, dijo alguna vez que la nostalgia empieza por la comida. Es cierto, pero solo cuando se tiene hambre. En cambio, siempre empieza por la música. En realidad, nuestro pasado personal se aleja de nosotros desde el momento en que nacemos, pero solo lo sentimos pasar cuando se acaba un disco.Esta tarde, pensando todo esto frente a una ventana lúgubre donde cae la nieve, con más de cincuenta años encima y todavía sin saber muy bien quién soy, ni qué carajos hago aquí, tengo la impresión de que el mundo fue igual desde mi nacimiento hasta que los Beatles empezaron a cantar. Todo cambió entonces. Los hombres se dejaron crecer el cabello y la barba, las mujeres aprendieron a desnudarse con naturalidad, cambió el modo de vestir y de amar, y se inició la liberación del sexo y de otras drogas para soñar. Fueron los años fragorosos de la guerra de Vietnam y la rebelión universitaria. Pero, sobre todo, fue el duro aprendizaje de una relación distinta entre los padres y los hijos, el principio de un nuevo diálogo entre ellos que había parecido imposible durante siglos.

El símbolo de todo esto -al frente de los Beatles- era John Lennon. Su muerte absurda nos deja un mundo distinto poblado de imágenes hermosas. En Lucy in the Sky, una de- sus canciones más bellas, queda un caballo de papel periódico con una corbata de espejos. En Eleanor Rigby -con un bajo obstinado de chelos barrocos- queda una muchacha desolada que recoge el arroz, en el atrio de una iglesia donde acaba de celebrarse una boda. «¿De dónde vienen los solitarios?», se pregunta sin respuesta. Queda también el padre McKensey escribiendo un sermón que nadie ha de oír, lavándose las manos sobre las tumbas, y una muchacha que se quita el rostro antes de entrar en su casa y lo deja en un frasco junto a la puerta para ponérselo otra vez cuando vuelva a salir. Estas criaturas han hecho decir que John Lennon era surrealista, que es algo que se dice con demasiada facilidad de todo lo que parece raro, como suelen decirlo de Kafka quienes no lo han sabido leer. Para otros, es el visionario de un mundo mejor. Alguien que nos hizo comprender que los viejos no somos los que tenemos muchos años, sino los que no se subieron a tiempo en el tren de sus hijos».

¿Te animás a participar? El homenaje de Hoja por Hoja

https://hojaporhoja.com.ar/2020/09/10/concurso-de-cuentos-de-tematica-beatle/