La biografía de Philip Roth, cancelada

Tres años después de la muerte de Philip Roth, la editorial norteamericana W. W. Norton frenó la distribución de su biografía -y todo tipo de publicidad sobre la obra-. ¿El motivo? Las acusaciones de abusos sexuales, incluyendo al menos dos violaciones, surgidas contra el autor de la biografía de Roth, Blake Bailey.

La biografía se había publicado en Estados Unidos el 6 de abril y dos semanas después llego a la clasificación de los libros más vendidos. Bailey trabajó durante años en Philip Roth: The Biography, con acceso a documentos de archivo, cartas, diarios, amigos y parientes del escritor.

«Las acusaciones que le conciernen son graves», afirmó W. W. Norton, tomando la insólita decisión de frenar la venta de un libro por el que había pagado un anticipo de seis cifras: tras los 50.000 ejemplares de la primera edición, una segunda tirada de 10.000 se frenó, y con ella las actividades promocionales, las entrevistas y las giras para dar a conocer la obra.

Las acusaciones son varias. La más reciente, de 2015, fue formulada por una ejecutiva editorial que dijo a la prensa haber sido violada tras quedarse a dormir en casa de Dwight Garner, el crítico literario del diario, que había invitado después de la cena también a Bailey. Otras acusaciones se remontan a los años 90, cuando el biógrafo era profesor de inglés en Nueva Orléans: tres alumnas, entonces adolescentes, dijeron haber recibido atención morbosa de parte del docente, que luego las sedujo de más grandes. Una de ellas lo acusó, además, de violación.

Bailey, por su parte, afirmó que se trata de acusaciones «categóricamente falsas y difamatorias». La marcha atrás de la editorial sigue en pocos días a la decisión de la agencia literaria que lo representaba, The Story Factory, de cortar también la relación con él. Bailey -autor de biografías de escritores como Richard Yates y John Cheever- había sido contactado por Roth seis años antes de su muerte, en 2012.

Al parecer, Roth pensaba en su biografía ya desde 1996, cuando su exmujer, Claire Bloom, lo destrozó en sus memorias, «Leaving a Doll’s House». Pero el trabajo de Bailey recibió críticas divididas: para Cynthia Ozik era una «obra maestra literaria», en tanto para otros surgieron dudas y cierto malestar por el relato sobre la compleja relación de Roth con las mujeres.

¿Cómo empieza Philip Roth: The Biography?

Aquí presentamos el comienzo del primer capítulo, en su versión original.

“DURING A TRIP TO ISRAEL, IN 1984, ROTH TOOK HIS friend David Plante—a gay, gentile writer—to the Orthodox Quarter of Jerusalem, Mea She’arim, where the two stood on a corner watching Hasidim milling about in their black coats and hats, the boys with their heads shorn except for long side curls. Almost everyone, young and old, wore thick eyeglasses. “You could be in a shtetl in Poland in the eighteenth century,” said Roth, whose grandparents had grown up in such a place. One Hasid passed by with a towel over his shoulder, and the writers followed to where the man met other Hasidim for their afternoon bath. “Wait till I get this around,” Roth chuckled to his companion, “—Plante standing outside a bathhouse trying to pick up a Hasid.”
For Roth, levity was better than nostalgia in the face of this living reminder of his family origins. He could hardly remember his grandparents ever speaking of the old country, of the people they’d left behind, and was left to surmise that the shtetls of Galicia weren’t really like the Broadway version of Sholem Aleichem, what with winsome Jews “singing show tunes that brought tears to your eyes” as Roth put it. His father’s parents came from an especially bleak corner of that bygone world—Kozlów, near the city of Tarnopol, which is perhaps best remembered (among Jews anyway) as the site of the Khmelnytsky Uprising in the seventeenth century. Throughout the Middle Ages, Polish landowners had employed Jewish agents to collect rents and taxes from the peasantry, who meanwhile were reminded every Sunday, in church, that the Jews had killed Christ. “Pole, Yid, and hound—each to the same faith bound,” read the legend commonly nailed to trees where a Pole, Jew, and dog had been hanged. Almost every Jew in Tarnopol was killed or expelled in the massacre, and the city itself was burned to the ground.
By the nineteenth century, Galicia was the northernmost province of the Austro-Hungarian Empire, whose 1867 constitution allowed freedom of religion and equal rights for all subjects. Such liberality did little to improve the lot of Galician Jews, however, whose population exploded with refugees fleeing pogroms in neighboring Russia. Some fifty thousand a year died of starvation, and by the 1880s Galicia had both the highest birth and death rates among the old Polish territories, with only half its children living to the age of five. “Often the relations between the social strata of the shtetl came to little more than a difference between the poor and the hopelessly poor,” wrote Irving Howe. Galician Jews usually lived amid a welter of grim huts and cobbled streets winding every which way to a crowded marketplace—a dreary insular world menaced by disorderly gentiles. Solace was found in ritual and piety. A good Jew’s life was finely regulated by 613 mitzvoh, commandments, everything from reciting blessings for one’s homely pleasures to lighting candles and slaughtering chickens just so. Children were cowed with tales of dybbuks and golems, their marriages were arranged, their baser impulses rigorously suppressed. No wonder the more intelligent among them learned to laugh at the wretched way God’s chosen people saw fit to live.
The law was embodied by rabbis, and one of these in Kozlów was Roth’s great-grandfather, Akiva, who also had a reputation as a storyteller. His son Alexander, called Sender, was studying to be a rabbi when he married, in 1886, Bertha Zahnstecher, whose Flaschner connections on her mother’s side would stand the family in good stead once they came to America. Over the course of twenty-five years, Bertha bore nine children with Sender—two of whom, Freide and Pesie, died in infancy; of the surviving seven, Philip Roth’s father, Herman, was the first to be born in the New World.” […]

Capítulo 2 

“AMONG THE GALLING ASPECTS OF ROTH’S PORTNOY FAME was the general perception that the hero’s archetypal Jewish mother, Sophie, was based on Bess Roth. Both Philip and Sandy remembered their home lives—at least during the later years of their growing up—as nothing if not conventional and decorous, largely thanks to their mother’s example: they seldom raised their voices; the boys had nice manners and used profanity so rarely that Sandy never forgot his mortification the night he came home from the navy and excitedly said “fuck” while regaling his parents in the kitchen. As Philip icily noted (in so many words) on more than one occasion, “Bess Roth was never depicted as the overbearing, domineering Sophie Portnoy, nor was the overbearing, domineering Sophie Portnoy intended to depict Bess Roth.

“The truth is complicated, and at other times Roth conceded that Sophie Portnoy was somewhat modeled on the more “suffocating” mother his older brother had known as a little boy, when Bess was younger, poorer, and under a strain. Indeed Sandy would go so far as to claim, late in life, that his “spirit [had been] broken” by his mother—who let it be known, both tacitly and not, that her love was contingent on his meeting a series of subtle, exacting demands. Offhand, he remembered the time Bess and her friend Mrs. Kaye took their boys on the number 14 bus to see a movie downtown: Sandy wanted to hold his own nickel like Mrs. Kaye’s son, but his mother made him beg for it, then scolded him—“I told you I should have it!”—when he couldn’t fetch it quickly enough from his pocket.”

«El nombre de la rosa», 40 años después

En noviembre de 2015, Umberto Eco y un grupo de personalidades importantes de Bompiani se independizaron de la casa editora antes de que entrara a formar parte del Grupo Mondadori. Fundaron así una nueva editorial, La nave di Teseo, que ahora empieza a recuperar el catálogo del propio Eco (fallecido en 2016). Y lo hace a lo grande, con la reedición -40 años después de su primera impresión en 1980- de la novela Il nome della rosa (El nombre de la rosa), la obra con la que Umberto Eco pasó de ser un semiólogo y académico respetado en los claustros universitarios de todo el mundo al autor de un auténtico best-seller. Pero no cualquier best-seller: El nombre de la rosa es una misteriosa intriga ambientada en una biblioteca medieval, a la sombra del bibliotecario Jorge de Burgos (cualquier parecido con Jorge Luis Borges no es mera coincidencia), cuyo protagonista -el fraile-detective Guillermo de Baskerville- investiga una serie de crímenes cometidos en una abadía del norte de Italia. 

eco-rosa-2

Ahora El nombre de la rosa vuelve, en una edición que  incluye por primera vez los dibujos y apuntes preparatorios de Umberto Eco mientras imaginaba los meandros literarios de su primera y exitosa novela. La obra tuvo un destino de premios -ganó el Strega en 1981 y el Médicis en 1982- y se tradujo a decenas de idiomas. A lo largo de los años vendió más de 50 millones de ejemplares, una cifra prácticamente sin precedentes para una mole literaria que logró combinar con maestría la intriga y la erudición. Como no podía ser de otra manera, El nombre de la rosa pasó al cine -con Sean Connery como Guillermo de Baskerville- y a la televisión, con una última versión en formato de serie de ocho capítulos que se estrenó en Italia en 2019.

Pero ahora la nueva edición permite descubrir en su inédito apéndice objetos, ambiente, trajes y personajes de ese «mundo amueblado hasta en sus más mínimos detalles» que «es necesario construirse antes que nada para contar», según decía el propio Umberto Eco. Así lo evoca Mario Andreose, autor de la nota crítica y presidente de la editorial, además de haber sido uno de sus fundadores junto con el propio Eco y la editora Elisabetta Sgarbi.

“La edición con los dibujos preparatorios «da cuenta del pensamiento y el estudio que hay tras la construcción de una gran novela», explicó Sgarbi. «El nombre de la rosa sigue siendo un libro leído y amado, con números extraordinarios, si se piensa que tiene 40 años. Es un libro revolucionario, que cambió la idea de la novela. Y también hoy sigue siendo un ejemplo no superado de alto y bajo, en el sentido de que una cultura sin límites se disuelve en una narración convincente, en un thriller», agregó la editora.

«Antes de escribir El nombre de la rosa, Umberto Eco había planteado varios bocetos. Se imaginaba los personajes, cómo hubiera sido la Abadía, la biblioteca. Él llamaba a ese proceso la ‘decoración antes de la escritura’. Es una documentación visual de su modo de trabajar. Este puñado de dibujos que quedaron en su cajón se hicieron presumiblemente entre 1976-77. En 1978 comenzó a escribir El nombre de la rosa y en 1980 lo publicó», explicó Andreose a la prensa italiana.

 «¿Y qué nos cuenta o, mejor, nos anticipa de este modo el material visual aquí reproducido? Sobre todo la identidad, la fisonomía de los principales protagonistas, con el típico trazo veloz, agudo del autor, que justificará su invención ‘para saber qué palabras ponerles en la boca. Además perfiles y plantas de abadías, castillos, laberintos, surgidos de la mente de un autodenominado ‘medievalista en hibernación’, que entretanto se ocupó también de otras cosas», subraya Andreose en la nota crítica que acompaña la obra.

Después de El nombre de la rosa, obras obras de Eco entrarán al catálogo de La nave de Teseo, empezando por Baudolino y El cementerio de Praga.

«Hay una mina con sus escritos ocasionales, como él los llamaba, que son los del trabajo de periodista, ensayista, conferencista. En estos cuatro años conservamos y relanzamos su memoria con la reedición de libros ya editados y propuestas que vienen de su inagotable herencia», observó Andreose, aunque en su opinión se excluye que “haya inéditos de narrativa. Su pensamiento es de una actualidad extrema. Entre los libros que vamos a reimprimir está Cómo construir el enemigo, que habla de la política de hallar consenso a través de la construcción de un enemigo», explicó el editor.

Libros en Tel Aviv

Seguimos con nuestro viaje por las librerías del mundo. Esta vez les mostramos la la librería del aeropuerto David Ben Gurion de Tel Aviv. El tiempo corto de una escala no deja sacar muchas fotos, pero para muestra basta un botón… o unas tapas.

La librería se llama Steimatzky y está en la Terminal 3, Departures Hall, concourse B.

¿Qué se puede encontrar? Libros en hebrero por supuesto, así como revistas, pero también hay algunos libros y publicaciones en inglés y francés, en atención a sus visitantes internacionales. Tiene un buen sector de libros para niños. Y, al estilo Barnes & Noble aunque mucho menor, también hay papelería y objetos de regalo. Aquí algunas fotos.

Aquí una vista general (99 shekels, para quienes quieran comparar precios, equivalen a 27 dólares).

israel1

La imagen de esta niña no necesita traducción: Ana Frank (y el futbolista del libro de al lado no necesita tampoco…)

israel2

Aquí libros en inglés, muchos naturalmente sobre historia judía e historia de Israel, como la Guerra de los Seis Días.

israel3

Sin duda a veces las tapas salvan el problema del alfabeto: la saga de Millennium se reconoce en cualquier idioma.

israel4

Y nos vamos con la última foto de una estantería para que practiquen su habilidad con el hebreo:

israel6

 

Una librería en Asunción

La capital paraguaya se está convirtiendo en una nueva meca del shopping, de la mano de renovados centros comerciales. En una visita reciente, gracias a la gentileza de Yacht & Golf Club Paraguayo -uno de los mayores hoteles de Asunción- estuvimos de visita explorando algunos lugares de la ciudad y alrededores, especialmente el enigmático Hotel del Lago (ya contaremos su historia).

Pero también hubo un ratito para pasar por el Paseo de la Galería y conocer su librería (dicho sea de paso, no es la librería sino un local de ropa del mismo centro comercial el que da la bienvenida a sus clientes con la frase de Dostoievsky «La belleza salvará al mundo» (en la foto que abre esta nota).

Bien provista, aquí les mostramos algunas fotos (donde se puede ver un detalle curioso: todos y cada uno de sus libros -con alguna rara excepción- están herméticamente cerrados en celofán). Incluyendo a Yo el Supremo, del novelista paraguayo Augusto Roa Bastos, en la edición conmemorativa que presentó la Real Academia Española (RAE) a fines del año pasado. La obra, publicada en 1974, es una de las novelas clave de las letras latinoamericanas del siglo XX y uno de los mejores ejemplos de la literatura inspirada por el fenómeno de las dictaduras en la región.

La librería se llama El Lector y estas son sus vidrieras:libreria4

libreria3

Y adentro se ve así (para quienes quieran comparar precios, 24.900 guaraníes equivalen a 4,4 dólares estadounidenses):

libreria2

Como se puede ver, hay mucho interés -con una sección especial- por los libros sobre el nazismo, Hitler y el Tercer Reich. Difícil no vincularlo con las historias que revelaron a Paraguay como refugio de nazis escapados y refugiados en Sudamérica -Paraguay pero también Brasil y Argentina- después del conflicto.

libreria8

También hay espacio para libros dedicados a la historia local, incluso en formato de historieta. libreria6

Acá la sorpresa de encontrarnos con dos libros bien conocidos para nosotros, y justo uno junto a otro: Todo lo que necesitás saber sobre la Primera Guerra Mundial, de Santiago Farrell, y El miedo es un pecado, de Oriana Fallaci, que quien escribe tradujo para editorial El Ateneo de Buenos Aires.

libreria10

Y finalmente Yo el Supremo de Roa Bastos, en la imperdible edición que conmemora el centenario del escritor.

libreria1

 

Shakespeare en Praga

U Lužického semináře 91/10, 110 00 Praha 1 – Malá Strana

Malá Strana, la Ciudad Pequeña, es uno de los barrios históricos más bonitos de Praga. Y también uno de los más turísticos. Se llega después de cruzar el archifamoso Puente de Carlos, sobre las aguas del Moldava, para visitar el Castillo de Praga que lo domina y recorrer las callecitas de los alrededores (de paso bien vale parar un ratito a tomar los famosos helados de Amorino con forma de rosa).

En Malá Strana está también la calle Nerudova: un homenaje al poeta Jan Neruda, que vivió aquí y escribió sobre este entonces tranquilo distrito de la ciudad (como en sus Cuentos de Malá Strana). Dice Ivan Klima en el prólogo a la edición en inglés de los Cuentos de Praga: “Lea a Neruda y visite Malá Strana en Praga, se sentirá como en su casa”.

Es aquí, en este barrio hoy poblado de turistas de todo el mundo, donde se levanta la pequeña librería Shakespeare & Sons. No hay que desanimarse si no se domina el checo: aquí hay libros en inglés (con algo asimismo de francés y alemán), de todos los géneros, y también una sección de segunda mano (la sala de lectura depara además hermosas vistas del Puente de Carlos). La librería está llena de detalles cautivantes para el lector, pero sobre todo del irresistible aroma a papel y madera que conforman su ADN.

Su catálogo digital también se puede visitar en www.shakes.cz

 

 

 

Una biblioteca en el subte

En el subte porteño basta con un celular y un par de aplicaciones para descargarse una interesante biblioteca gratuita. La primera apareció en la estación Plaza Italia del subte D; las fotos de esta página corresponden a la estación Catedral (D) en las conexiones hacia las líneas A y E.

El procedimiento es muy sencillo: hay que tener cargado un lector de códigos QR y escanearlo con el celular el código en cuestión en el lomo de cada libro de la biblioteca virtual. (Si no se tiene el lector, se lo puede descargar de las tiendas de aplicaciones gracias a la conexión wi-fi del subte).

Y una vez leído el código, lleva a un link de descarga desde donde se accede al libro, que se puede leer en los lectores de pdf o e-pub para celulares (como iBooks). De Jane Austen a Miguel Cané, de Homero a Platón y Shakespeare a Rousseau, hay para todos los gustos y lectura suficiente para muchas horas de viaje.

Make America Read Again

828 Broadway en la esquina de la East 12th Street. En el East Village, Manhattan. Es la dirección de una de las mayores librerías de libros nuevos y usados del mundo, un pequeño-gran paraíso para el lector (especialmente en lengua inglesa) que lleva sus pasos por Nueva York. Si hace buen tiempo, aparece una suerte de pop up bookshop en el Central Park, un kiosco de libros usados muy parecido al de cualquier feria porteña.

En la era de las cadenas, cuando rivales como Barnes & Noble tambalean bajo el peso de la lectura digital (y la fuerza de Amazon), The Strand resiste como Astérix en su territorio… gracias a sus “18 millas de libros” (unos 28 kilómetros).

El nombre fue tomado de la calle de Londres donde antiguamente solían reunirse grandes escritores como Thackeray y Dickens.

Y su historia es bien larga: este año cumple 90 desde su apertura en 1927 en la Fourth Avenue, que tenía por entonces numerosas librerías. Esa parte de la calle se conocía como el Book Row… y The Strand es la única superviviente.

La mudanza a la ubicación actual fue en 1956, para distribuir mejor en tres pisos y medio un catálogo estimado en 2,5 millones de libros. En su currículum, The Strand se enorgullece de haber contratado a Patti Smith y de haber tenido su papel en la pantalla grande (Six Degrees of Separation, Julie & Julia, Remember Me). Más literariamente, es la locación del relato Three Girls de Joyce Carol Oates.

¿No tuviste tiempo de pasar por la librería hoy?

Estas son las mesas ahora en Cúspide del Village Caballito

¿Tres destacados de esta mesa, a primer golpe de vista? Henning Mankell y sus Botas de lluvia suecas. Elena Ferrante con La niña perdida. Muriel Barbery y La vida de los elfos.

Aquí clásicos y nuevos argentinos: Borges y Cortázar, junto con Distancia de rescate, de Samantha Schweblin, hace poco traducida al inglés con el título Fever Dream.

Cerramos con el popular Christian Jacq, la continuación de la saga Millennium -ya sin su autor original- y Joël Dicker con Los últimos días de nuestros padres.