¿Qué es un hápax?

hápax

Del gr. ἅπαξ [λεγόμενον] hápax [legómenon] ‘[dicho] una sola vez’.

1. m. Ling. En lexicografía o en crítica textual, voz registrada una sola vez en una lengua, en un autor o en untexto.

Así lo definen el diccionario de la RAE.

Un poco más explícitamente Wikipedia dice así:

Un ápax o hápax legómenon es una palabra que ha aparecido registrada solamente una vez en un corpus, ya sea un idioma dado, un autor u obra específica. ápax legómenon o Hápax Eiremeron es una transliteración del griego άπάξ λεγόμενον [(άπάξ (adv. m.) “una sola vez” y τό λεγόμενον, part. pres. pasivo de λέγειν “decir”).: “lo que se dice”, “lo dicho”].

Un Hápax Legomenon es una palabra que solo aparece una vez dentro de un contexto, ya sea en el registro escrito de un idioma entero, en las obras de un autor o dentro de un solo texto.La primera mención conocida de esta expresión se encuentra en un texto en inglés de 1654

Veamos un ejemplo famoso. Rabelais y su exuberancia pantagruélica produjeron más de un hápax que luego no prosperó. En uno de los capítulos de su Pantagruel dice califica de “antistrophe” la relación que hay entre femme folle à la messe y femme molle à la fesse, un juego de palabras que se hizo popular en francés. Sin embargo, la palabra misma “antistrophe” se convirtió en un hápax, reemplazado en francés por “contrepèterie” (lo que en castellano se conoce como “retruécano”. Algunos ejemplos “No es lo mismo la tormenta se avecina, que la vecina se atormenta”, o el muy criollo “no es lo mismo una china en el rancho que un rancho en la China”, por no hablar del famosísimo “no es un mismo un tubérculo que…”.

El fenómeno, ampliamente extendido en francés, también existe en otras lenguas: mazzo di carte o cazzo di Marte en italiano; Harry Potter o Happy Rotter en inglés, por citar un ejemplo con nombre propio no tan habitual, entre los muchos que da la lengua de Shakespeare (donde el fenómeno se llama spoonerism).

El fenómeno no escapa a las época: el Satiricón de Petronio incluye numerosos ejemplos, con palabras como apoculamus, bacalusias y baccibalum, que se emplean con el significado de “salir corriendo”, “golosina” y “mujer atractiva”.

Si inicialmente se hablaba de hápax en el sentido de una palabra de “sentido inaccesible o intraducible”, con el tiempo el significado evolucionó para designar a la palabra que tiene una sola (o muy pocas) apariciones en un cierto plazo. Hoy día hasta Google se presta al juego: los Googlewhack son las palabras o expresiones para las cuales el motor de búsqueda solamente consigue hallar una sola página de resultado. Naturalmente, si se publica este resultado será de corta vida, ya que tendrá dos resultados, el original y la nueva publicación.

Hay teorías diversas sobre el motivo por el cual un hápax aparece en un escrito: si para algunos hay poetas o narradores -como Homero o Catulo muy atrás en el tiempo y Ezra Pound más acá- que lo incluyen en un momento específico para llamar la atención, para otros se trata de casualidades no buscadas. Cualquiera sea el motivo, el problema suele aparecer a la hora de tener que traducirlos: especialmente cuando se trata de lenguas como el latín o griego, ya que los manuscritos no siempre han llegado completos y el hápax, en ese caso, podría deberse simplemente a un error en la reconstrucción del texto.

La Biblia también cuenta con numerosísimos ejemplos de hápax, particularmente en el Cantar de los Cantares, detalle que convierte a este libro bíblico en uno de los de más difícil interpretación en todo el texto sagrado.

El enigma ¿Nobél o Nóbel?

La semana de entrega de los premios Nobel trae siempre su vaivén de apuestas, sobre todo en materia de Literatura, una de las asignaturas más sujetas al falible pero apasionante juicio de la subjetividad.
La literatura, la poesía en particular, fue uno de los grandes intereses del joven Alfred Nobel en sus años de formación, junto con la química y la física que le fueran impartidas por profesores particulares, una práctica habitual de las familias pudientes de la época.
Este año 2017 el juego de apuestas ya está abierto: entre los favoritos están Ngugi Wa Thiong’o (Kenia), Haruki Murakami (Japón), Margaret Atwood (Canadá), Adonis (Siria).
Pero más allá del resultado cada entrega de los premios renueva una pequeña polémica fonética: ¿cómo se pronuncia el apellido Nobel? ¿Nóbel o Nobél, para poner por escrito -con perdón de las reglas- las formas grave y aguda que se reparten las preferencias, con amplia mayoría para la primera?
La respuesta habrá que buscarla en las fuentes: el apellido original de la familia era Nobelius (grave), que al ser acortado por su abuelo quedó en Nobel… agudo. Así se pronuncia en sueco (idioma en el que suena en realidad Nubél) y así lo manda su grafía en castellano (no se tildan palabras agudas que no terminen en n-s-vocal). Como mantel, cascabel, decibel.
Sin embargo, los académicos de la lengua “no dictan reglas, consagran usos”. Y el uso ampliamente extendido de Nóbel manda también su aceptación… aunque por aquí seguimos prefiriendo Nob(é)l.

Y para despedirnos, unos versos del propio Alfred Nobel, parte de su poema The Riddle (El enigma), que transcribimos en su versión en inglés.

You say I am a riddle – it may be
For all of us are riddles unexplained.
Begun in pain, in deeper torture ended,
This breathing clay what business has it here?
Some petty wants to chain us to the Earth,
Some lofty thoughts to lift us to the spheres,
And cheat us with that semblance of a soul
To dream of Immortality, till Time
O’er empty visions draws the closing veil,
And a new life begins – the life of worms,
Those hungry plunderers of the human breast.
For this Hope dwindles as we fathom Truth:
Forgotten to forget – and is that all?
To-day a man, with power to act and feel,
A mirror of the Universe, wherein
Creation’s centred rays combine to form
The focus of Intelligence; to-day
A heart so deeply loving that it seems
As if that band uniting soul to soul,
Were but Religion in a brighter form;
To-day all this – to-morrow a cold corpse,
A something worse than clay which stinks and rots.
Kind hands may strew their flowers, kind eyes may drop
A tear of pity o’er the buried dust;
But worms will feed long after friends are gone,
And, after all, what matters love of theirs
When all of us, that was, is at an end.