#QuedateEnCasa (y #SalíDeCasa)

Un grupo de amigos encuentran la propuesta de una competencia literaria, por equipos, en plena pandemia de coronavirus. Corre el mes de julio de 2020 y todavía no saben, por supuesto, que es solo el comienzo. 

¿El comienzo de qué?

De la pandemia, que con altibajos se prolonga al menos hasta el momento de escribir esto, casi dos años después.

Y el comienzo de una aventura literaria que terminaría por concretarse en dos libros, publicados por Editorial Biblos en dos años sucesivos: #QuedateEnCasa / Relatos en Pandemia en 2020 y #SalíDeCasa / Relatos Postpandemia en 2021.

El primero, claro, no puede sino evocar las particulares circunstancias de escritura de estos relatos: #QuedateEnCasa / Relatos en pandemia es el volumen surgido en el año de las cuarentenas estrictas, los confinamientos, el aislamiento y el desconcierto.

«Fue un proceso sanador, colectivo, que nos permitió compartir un proceso creativo, criticar mutuamente nuestra escritura y escuchar puntos de vista literarios diferentes. Fue nuestro bebé de la pandemia, inesperado pero muy bien recibido».

Florencia Agrasar

Todo empezó con el juego-competencia y luego siguió como una aventura grupal, con nuevas consignas y desafíos de escritura. De todo el material escrito surgieron los relatos que conforman esta primera antología que anuncia en la tapa: “Nueve autores, sesenta historias, tres países y una salvación -la escritura- en el año que cambió el mundo”. 

Salvación es la palabra, sin duda. Escribir fue una bocanada de aire fresco, un salvavidas en alta mar, una ocasión para dejar fluir mundos interiores y encontrar en las ventanas de Zoom una salida virtual al encierro y las incertidumbres cotidianas.

Fue comprobar una vez más que la escritura salva, sana y que la lectura mueve y conmueve Para aprender a escribir hay que escribir. Crear, trabajar, pensar, insistir, borrar, volver a escribir. Reescribir. Reborrar. Llenar el cesto de papeles. Tirar y recomenzar… son acciones de la escritura que son acciones de la vida misma».

Teresa Teramo

Pero además de liberar la propia necesidad interior, en #QuedateEnCasa hay un valor literario que se despliega a lo largo de la gran diversidad de sus páginas. La contratapa del primer volumen invita a leerlo y a formar parte de la aventura, que con el tiempo empezó a cobrar vida propia: sus relatos (y los del volumen siguiente, #SalíDeCasa) fueron elegidos para narraciones orales por las narradoras del Fogón Cuentero, se presentaron en lecturas públicas y en la Feria del Libro, se dieron a conocer en una presentación virtual del Museo Sarmiento, fueron analizados en clases de literatura en escuelas  y dieron pie a nuevas iniciativas literarias.

Desde la contratapa, el primer volumen invitaba a leerlo así:

#QuedateEnCasa surgió porque precisamente nos quedamos en casa. Es el resultado final de un juego en equipo donde todos ganamos; un juego que nos mantuvo divertidos, unidos –más cerca que nunca– durante buena parte del aislamiento social, preventivo y obligatorio. 

Nueve amigos, vinculados desde hace tiempo con la tarea de escribir, nos propusimos hacerlo periódicamente y comprobamos una vez más que el arte verdaderamente “salva”. Escribir pone en movimiento, hace vivir. 

Agrupamos los sesenta relatos en tres partes, siguiendo un criterio temporal: Días de inicio, Momentos de cambio y Tiempos de final. Principio, medio y fin, como la vida misma. Una vez ordenados, advertimos que el libro cifra en su estructura una fecha difícil de olvidar: 20 de marzo (3) de 2020. 

El revés de las muchas y diversas tramas aquí contadas –hay extraterrestres, abuelas malvadas, anécdotas literarias, restos de fiestas, muertes, nacimientos, viajes desopilantes y otros desoladores– encierra el tiempo que este año tuvo una nueva e insólita dimensión. Cada relato acentúa un momento particular del transcurrir pero no excluye los otros, invita a esa especial percepción del paso –o del no paso– del tiempo experimentada por muchos durante la pandemia y testimonia el valor de la amistad, al sabernos acompañados y sostenidos unos por otros.

Pero, como ocurre con un buen vino, el primer volumen dejó con las ganas de más. La escritura siguió, acompañada de nuevas tardes de lectura, de mucha reelaboración y, felizmente, de muchas risas. Se rescataron viejos relatos y se escribieron nuevos, a la vez que crecía la esperanza de salir de casa.

«Una mezcla de autorrealización y la alegría cordial de ‘ser parte’ con amigos que ya conocía, pero no en su faz de escribientes. Un ejercicio insospechado de ir mucho más allá de lo que hubiera pensado.

Marimé Arancet

Así nació el segundo volumen: #SalíDeCasa, Relatos postpandemia, que esta vez anunciaba desde la tapa: siete autores, setenta y cinco historias, un mundo adentro y otro afuera para transitar la nueva normalidad. La contratapa invitaba ahora a leerlo así:

#SalíDeCasa es la continuación nacida, casi sin planearlo, de #QuedateEnCasa, el primer volumen de cuentos surgido de un juego-torneo literario entre amigos durante la pandemia de Covid-19 que estalló en 2020. Poco imaginábamos entonces que doce meses más tarde seguiríamos abocados a los nuevos rituales impuestos por un virus no deseado pero bien instalado, que las discusiones en torno al lavado de manos se trasladarían a la ardua cuestión de las vacunas y que la sorpresa inicial iría transformándose en agotamiento y hastío. 

Pero una vez más, la literatura se hizo presente para ayudarnos y recordarnos que, si se escribe, no todo está perdido.

Entre un volumen y otro hay un año transcurrido, costumbres ya arraigadas –como andar con un barbijo puesto y otro en el bolsillo– pero sobre todo transformaciones, visibles e invisibles, interiores y exteriores. A eso responden las tres divisiones de este libro: Puertas Adentro, Puertas Afuera, y en el medio la omnipresente pandemia que dio vuelta nuestras vidas durante ya dos años. 

Parte del juego fue revivir los personajes del primer volumen, continuar algunas de las historias, proponerse poner en palabras la experiencia del encierro, jugar a lanzar consignas desconcertantes y, como siempre, hacer de la creación literaria una ventana doblemente abierta: hacia afuera, hacia el mundo, y hacia adentro, hacia nosotros mismos. Este es el testimonio de nuestro viaje.

«El libro es como esos niños con muchos tíos y tías. Lo lindo de la experiencia fue descubrir cómo un mismo tema puede generar textos tan diferentes, que a veces sorprenden y revelan algo de las personas que uno cree conocer hace mucho».

Pierre Dumas

Resumir o presentar los relatos de ambos libros no es tarea fácil, dada la diversidad de autores y contextos. Pero hay algunos elementos en común: las consignas iniciales, que fueron el puntapié del proyecto y pueden adivinarse en algunas temáticas semejantes; el sentido del humor; la creencia de que la escritura es una de las formas de la amistad y, sobre todo, de salvación, cuando el mundo nos pone ante nuevos desafíos.

«Implicó una disciplina y un desafío a la imaginación y a la escritura diaria y semanal, que pudo sostenerse porque teníamos la red de contención del resto del grupo. El libro llegó como premio al trabajo en equipo, que priorizó el proyecto en común por sobre las heterogéneas individualidades».

Rita Corigliano

¿Quiénes son los autores de #QuedateEnCasa y #SalíDeCasa?

Siete de los nueve autores de #QuedateEnCasa

Los autores de #QuedateEnCasa / Relatos en pandemia y #SaliDeCasa / Relatos postpandemia son, tal como ellos se presentan en el primer volumen:

Florencia Agrasar 

Profesora en Letras, docente y directora de colegio secundario. Se ha dedicado a la literatura en idioma inglés desde hace años, enseñando y leyendo con avidez. Ama la naturaleza, especialmente en la Patagonia. En otra vida, con otros dones, habría sido cantante de jazz.

Marimé Arancet Ruda

Doctora en Letras, investigadora y docente en el área de literatura argentina. Leyente y escribiente según una convencida concepción poética. Además de practicar el eclecticismo creativo: make up, tejido, bijoux, terapias sistémicas y libros de poemas.

Julio Aranovich

Doctor en Ciencia de Materiales, nació en Buenos Aires pero vive en una cabaña en California, donde además de escribir cuentos, cuida gallinas y un huerto. Le apasiona el jazz, el cine, los libros, el mate, las aves, y hasta el presente vivió catorce vidas, el doble que un gato.

Rita Corigliano

Profesora en Letras, Counselor y Magister en escritura creativa, desde hace muchos años ejerce la docencia, actividad que le apasiona. De chica, en su Bragado natal, jugaba a armar collares enhebrando flores de paraíso; cuando creció, se dedicó a enhebrar palabras.

Graciela Cutuli

Profesora en Letras y periodista, escribió mucho sobre viajes pero los más apasionantes de todos no fueron en aviones, sino en libros. Y tiene uno pendiente: un viaje en el tiempo, hasta agosto de 1965, para ver a los Beatles en vivo en el Shea Stadium.

Pierre Dumas

Nació en La Rochefoucauld (Francia) y vive en Buenos Aires. Contó sus viajes como periodista en artículos y libros, hasta que la pandemia transformó los viajes en nuevas aventuras, esta vez interiores, como las que tomaron forma en estos cuentos.

Mabel Fuzzi

Profesora en Letras, aprendió el oficio de corrección y trabajó en ese ámbito durante muchos años. Luego retomó la enseñanza en el aula, espacio que no quiere volver a abandonar. Actualmente se desempeña como docente en secundario y universidad.

Victoria Rossi

Profesora en Letras y Puericultora. Durante varios años se dedicó a la educación. Hoy trabaja acompañando a madres embarazadas y familias durante los primeros años de vida de sus bebés. Es mamá de cinco hijos y apasionada de los caballos, la naturaleza y el campo.

Teresa Téramo

Profesora en Letras, doctora en CC. de la Información. Ama la cocina, el francés, la universidad y tocar el piano. Cuando cierra los ojos lo primero que ve es una cajita de Dorin’s de anís llena de risas, unos jazmines del Cabo y un balde azul con agua de mar bien salada.

La nube de palabras de #QuedateEnCasa / Relatos en pandemia
Anuncio publicitario