El traductor despistado

Ediciones Cultura Hispánica publicó en 1952 una “Antología de la poesía brasileña”. Allí dice: “Introducción y traducción de Renato de Mendonça”.

Terminada la introducción, don Renato aclara:

Traducción de la primera parte, Rafael Morales.

Traducción de la segunda parte, Santos Torroella.

La antología está dividida en dos partes, la primera “Poetas clásicos y parnasianos”; la segunda “Poetas modernos”.

En consecuencia, es evidente que don Renato no tradujo nada.

(Fuente: E. Acevedo. Enciclopedia del despiste nacional)